Escarabajo

64b640bb473d840e13cd1ad2af846328

Los escarabajos con un grupo de insectos que conforman el orden Coleóptera, en el superorden Endopterygota. Sus alas delanteras están transformadas en unas cápsulas endurecidas llamadas élitros, y esto los distingue de los demás insectos. El orden Coleóptera contiene más de 400 mil especies.

Los escarabajos viven en todos los hábitats a excepción de los mares y las regiones polares.
En la cultura humana los escarabajos están presentes desde el Antiguo Egipto, donde el escarabajo sagrado estaba asociado a Khepri, dios del sol naciente.
En su relación con la actividad humana, los escarabajos pueden ser perjudiciales cuando los fitófagos constituyen unas peste. Pero las especies predadoras controlan una gran cantidad de insectos perjudiciales.
Adicionalmente los escarabajos son utilizados como alimento, como entretención y como mascotas.

“Algunos insectos, para proteger sus alas, las tienen cubiertas por élitros -el escarabajo, por ejemplo, cuyas alas son particularmente finas y frágiles”
(Plinio el viejo, Historia Natural)

golden¡Es la cosa más encantadora de la creación! -¿El qué? ¿El amanecer? -¡Qué disparate! ¡No! ¡El escarabajo! Es de un brillante color dorado, aproximadamente del tamaño de una nuez, con dos manchas de un negro azabache: una, cerca de la punta posterior, y la segunda, algo más alargada, en la otra punta. Las antenas son… -No hay estaño en él, massa Will, se lo aseguro-interrumpió aquí Júpiter-; el escarabajo es un escarabajo de oro macizo todo él, dentro y por todas partes, salvo las alas; no he visto nunca un escarabajo la mitad de pesado.
(Edgar Allan Poe, El escarabajo de oro)

beetle-¡Qué hermoso es el mundo! -exclamó la oruga-. ¡Cómo calienta el sol! Todos están contentos y satisfechos. Y lo mejor es que uno de estos días me dormiré y, cuando despierte, estaré convertida en mariposa.
-¡Qué te crees tú eso! -dijo el escarabajo-. Somos nosotros los que volamos como mariposas. Fíjate, vengo de la cuadra del Emperador, y a nadie de los que viven allí, ni siquiera al caballo de Su Majestad, a pesar de lo orondo que está con las herraduras de oro que a mí me negaron, se le ocurre hacerse estas ilusiones. ¡Tener alas! ¡Alas! Ahora vas a ver cómo vuelo yo. -Y diciendo esto, levantó el vuelo-. ¡No quisiera indignarme, y, sin embargo, no lo puedo evitar!
Fue a caer sobre un gran espacio de césped, y se puso a dormir.
(Hans Christian Andersen, El escarabajo)

NINA.- «¡Gentes! ¡Leones! ¡Aguilas y codornices!… ¡Ciervos astados! ¡Gansos! beetle3¡Arañas! ¡Peces silenciosos que poblabais el agua! ¡Estrellas del mar y demás seres que el ojo humano no alcanza a ver!… ¡Vidas todas, vidas todas, en suma…, que girasteis sobre vuestro triste círculo y os apagasteis!… ¡Hace ya mil siglos que la tierra no contiene ni un solo ser vivo, y que esta pobre luna enciende en vano su farol!… ¡En el prado, ya no despiertan con un grito las grullas, ni se oye el chasquido del escarabajo en la arboleda de los tilos!… ¡Frío, frío!… ¡Vacío, vacío, vacío!… ¡Miedo, miedo, miedo!…
(Anton Chejov, La gaviota)

ciervoAsí, el gigante negro vivía en el mundo de los coleópteros, insectos carnívoros, cazadores, cicindelas, carábidos, sílfides, ciervos volantes, tenebriones, mariquitas, estudiando toda la colección del primo Benedicto, aunque este último temblaba al ver sus frágiles especímenes en las grandes manos de Hércules, que eran duras y fuertes como una prensa. Pero el enorme alumno escuchaba tan silenciosamente las lecciones del profesor que valía la pena arriesgar algo para enseñarle.
(Julio Verne, Un capitán de 15 años)

garnet-jewelry-insect-jewelry

—Supongo que el querido doctor Pariamakhú ha dejado de luchar.
—Está desamparado.
—Es su actitud normal. Coloca suavemente a tu hija en su cuna.
Ramsés lo hizo. En cuanto abandonó los brazos de su padre, Meritamón respiró con dificultad.
—Sólo tu poder la mantiene con vida… Es lo que temía. Pero… ¿en que pensáis en este palacio? ¡Esta niña ni siquiera lleva un amuleto protector!
De uno de los bolsillos, Setaú sacó un amuleto con forma de escarabajo, lo ató al extremo de una cuerdecita con siete nudos y lo colocó en el cuello de Meritamón. Sobre el escarabajo había un texto: «La muerte ladrona no se apoderará de mí, la luz divina me salvará.»
(Christian Jacq, Ramsés II)

Anuncios

Un comentario en “Escarabajo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s