Piano

vladimir volegov

Vladimir Volegov, Piano

El 4 de mayo de 1655 nació Bartolomeo Cristofori di Francesco, un fabricante italiano de  instrumentos musicales. Trabajó para Fernando de Medici, amante y benefactor de la música en el ducado de Toscana.
Cristofori es considerado el inventor del piano. A fines del siglo XVII Cristofori había inventado dos instrumentos de teclado, un “spinettone” (gran espineta) y un “claviciterio” (clavicordio vertical).
Por 1698 Cristofori ya estaba trabajando en un piano. En un inventario de los Medici de 1700 aparece una entrada referente a un instrumento de Cristofori: “Un Arpicembalo de Bartolomeo Cristofori, de nueva invención, que produce el tono suave (piano) y el fuerte (forte) con un par de cuerdas que suenan al unísono”.
El nombre de “Arpicembalo” no prosperó y el instrumento se hizo conocido como “pianoforte” o “piano”.
Se desconoce el número de pianos que fabricó Cristofori, pero sobreviven tres. Los pianos de Cristofori eran de estructura liviana, carecían de un marco de metal y su sonido no era especialmente fuerte. No fue hasta 1820 cuando se introdujo el hierro en la construcción. En un principio la construcción de un piano era tan costosa que solo eran accesibles a las clases altas. Cuando se pudieron construir pianos mas baratos se popularizaron rapidamente.

Theodore-Clement-Steele-_Girl-at-the-Piano

Theodore Clement Steele, Joven al piano

-Y ahora, querida, tócanos algo -dijo Iván Petróvich a su hija.
Levantaron la tapa del piano de cola, abrieron el libro de notas que ya estaba preparado para el caso. Ekaterina Ivánovna se sentó y con ambas manos golpeó las teclas y seguidamente dio otro golpe con todas sus fuerzas. Los golpes se sucedieron uno tras otro, los hombros y los pechos de la muchacha se estremecían, golpeaba con obstinación siempre en las mismas teclas y parecía que no iba a parar hasta que estas no se hundieran en el piano.
(Anton Chejov, Iónich)

 

Girl at Piano theodore Robinson

Theodore Robinson, Joven al piano

–Tenemos piano, Kitty lo toca. Cierto que no es muy bueno, pero nos complacerá mucho oírla a usted –dijo la Princesa con una sonrisa forzada, tanto más desagradable a Kitty cuanto que advirtió que Vareñka no tenía ganas de cantar.
No obstante, la joven acudió por la tarde llevando algunas piezas de música. La Princesa invitó también a María Evgenievna y su hija y al coronel.
Vareñka, indiferente por completo a que hubiese gente que no conocía, se acercó al piano. No sabía acompañarse, pero leía las notas muy bien. Kitty, que tocaba el piano a la perfección, la acompañaba.
–Tiene usted un talento extraordinario de cantante –afirmó la Princesa, después que la muchacha hubo cantado de un modo admirable la primera pieza.
(Lev Tolstoi, Ana Karenina)

marguerite pearson prelude

Childe Hassam, Preludio

Pero Fanny se incorporó a medias en su silla y dijo, con voz débil y ahogada:
—¡Canta otra cosa!
El piano enmudeció súbitamente porque Scarlett había quedado abrumada de sorpresa y turbación. Luego, apresuradamente, entonó los primeros acordes de Guerrera gris; pero se interrumpió, emitiendo una nota falsa, al recordar que también aquella canción era muy dolorosa. El piano volvió a guardar silencio y Scarlett quedó desconcertada. No recordaba aire alguno que no hablase de muerte, despedida y tristeza.
Rhett se levantó ágilmente, depositó a Wade en el regazo de Fanny y entró en el salón. —Toque Mi viejo Kentucky —sugirió en voz baja.
(Margaret Mitchell, Lo que el viento se llevó)

young-woman-at-the-piano-renoir

Pierre Renoir, Joven al piano

El Coronel seguía absorto en su periódico. Mrs. Devine seguía sentada con sus regordetas manos sobre su regazo, y si estaba despierta o dormida, nadie habría podido decirlo. La dama que era prima de un baronet, había corrido su silla junto a la estufa, los ojos fijos en su sempiterno ganchillo. La lánguida Miss Devine se había acercado al piano y allí se sentó pulsando débilmente las desafinadas teclas, dando la espalda a la apenas amueblada habitación.
(Jerome K. Jerome, Contado después de la cena)

 

 

william merritt chase music lesson

William Merritt Chase, Lección de piano

 

Mercy estaba sentada al lado de su alumna, escuchando la titubeante música que la jovencita intentaba extraer del viejo piano, en el aula de la escuela de música. Escuchaba, mientras su oído preparado y agudo notaba cada discordancia, pero con sus pensamientos llevando un rumbo distinto.
(Pearl S. Buck, Las tres hijas de madame Liang)

 

 

at the piano childe hassam

Childe Hassam, Al piano

Encima del piano estaban abiertas algunas de las obras musicales favoritas de Odette: el Vals de las Rosas y Pobre loco, de Tagliafico (obra que debía tocarse en su entierro, según decía en su testamento); pero Swann le pedía que tocara, en vez de estas cosas, la frase de la sonata de Vinteuil, aunque Odette tocaba muy mal; pero muchas veces la visión más hermosa que nos queda de una obra es la que se alzó por encima de unos sonidos falsos que unos torpes dedos iban arrancando a un piano desafinado.
(Marcel Proust, En busca del tiempo perdido)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s