China Clipper

china clipper1

El 22 de noviembre de 1935 el China Clipper realizó el vuelo inaugural en la ruta transpacífico, desde San Francisco, California, hasta Manila, Filipinas.
El China Clipper era un hidroavión Martin Modelo 130 cuadrimotor, con una autonomía de 5.000 kilómetros. En su momento fue uno de los aviones más grandes y avanzados tecnológicamente.
Resultado de imagen para china clipper ticketDestinado por la aerolínea Pan Am para la ruta transpacífico, el China Clipper volaba desde San Francisco a Honolulu, Isla Midway, Isla Wake, Guam, Manila y Hong Kong, en etapas de 3.880, 2.230, 2.125, 2.415, 2,575 y 965 kilómetros.

clipper44

Aunque el avión tenia lugar para 32 pasajeros, para la ruta transpacífico, por motivos de peso, solo transportaba 12 pasajeros, pero con un grado de comodidad nunca visto. El precio del pasaje de San Francisco a Hong Kong era de 950 dólares, unos 12.000 dólares en moneda actual. El viaje tomaba 5 días, con 60 horas de vuelo efectivo. En contraste, el viaje en el barco más rápido tomaba 21 días.

clipper7China Clipper: tan solo el nombre es ya sinónimo de intrigas, romance y aventuras exóticas. En 1935 el hidroavión cuadrimotor China Clipper realizó su primer vuelo transpacífico. Puesto que era el único avión capaz de volar sobre el océano llevando carga, los espías extranjeros soñaban con conseguir los planos de los clippers Sikorsky, Martin y Boeing.
(Larry Weirather, Romancing the Clipper)

clipper77Cuando el avión Martin de veinticinco toneladas pasó con éxito las pruebas preliminares en Baltimore, hace algunos días atrás, como preparación para entrar al servicio regular en las Aerolíneas Pan American, quedó establecido un hecho de significancia mundial. Con toda probabilidad este nuevo miembro de la serie de clippers será el primero en establecer el servicio regular de pasajeros y correspondencia a través del Pacífico.
(The Literary Digest, 1935)

clipper camarote

 

Pronto el China Clipper será “las alas sobre el Oriente”, este avión de lujo está destinado al servicio de pasajeros en la aerolínea Pan-American. Esta última adición a la flota, que se está preparando para realizar vuelos con itinerarios regulares a través del océano, es el China Clipper, el avión más grande que se ha construido en los EE.UU. Esta nave está equipada para la comodidad de los pasajeros en el largo viaje a través del Pacífico, y durante la noche dormirán en cómodas literas, altas y bajas.
(Popular Mechanics, Enero 1936)

 

 

clipper88

 

 

¡Catorce mil kilómetros hasta China y en menos de 6 días! Hasta hace dos años ese era un viaje imposible. Hoy, usted puede cruzar el Pacífico en menos de una semana, volando segura y cómodamente y, durmiendo cada noche, excepto una, en las islas que jalonan la ruta transpacífico de la Pan American. En total cinco días y cinco horas, con sesenta horas de vuelo.
(Popular Mechanics, abril de 1938)

Anuncios

Floristas

rico cejudo floristas en el parque maria luisa

Rico Cejudo, Floristas en el Parque de Maria Luisa


¿Quiere flores, señorita.
quiere flores el señor?
Tengo rosas muy bonitas
para cualquier ocasión.
Las hay blancas como novias,
las hay rojas de pasión
y unas algo paliditas
cuando es puro el corazón.
(Isidora Aguirre, La Pérgola de las Flores

hans-zatzka-the-flower-seller

Hans Zatzka, La florista

 

 

 

 

 
Lo recuerdo todo, hasta en sus menores detalles. Después, delante de la gente conocida que circulaba a esa hora, se fue conmigo; me llevó a la tienda de flores en la calle Ahumada, y me regaló un ramo de rosas blancas, tan lindas como no he vuelto a verlas nunca.
(Joaquín Edwards Bello, La chica del Crillón)

 

 

 

 

The-Flower-Seller-Victorian-social-scene-William-Powell-Frith

William Powell Frith, La florista

 

 

Me habían repetido que las clases bajas no tienen moral: la inconducta de una lencera o de una florista me parecía tan natural que ni siquiera me escandalizaba; sentía simpatía por esas muchachas sin fortuna que los novelistas dotaban a menudo de las cualidades más conmovedoras.
(Simone de Beauvoir, Memorias de una joven formal)

 

 

 

Louis Marie de Schryver florista

Louis Marie de Schryver, La florista

 

 

LA FLORISTA.—(Con voz temblorosa.) Pues mire usté: yo querría entrar de vendedora en una tienda elegante de flores. Me han dicho que mi tipo no les disgustaba, pero que mi manera de hablar no era bastante fina. Como el señor se dedica a enseñar a hablar, he venido a ver si nos entendíamos.(George Bernard Shaw, Pigmalión)

 

 

 

The-Flower-Seller-Haynes-King-Oil-Painting-510x660

Haynes King, La florista

 

 

Moll Pratt, arropada en su chal y con sus flores sobre la acera, le deseó todo lo mejor al buen muchacho (seguro que era el Príncipe de Gales) y hubiera lanzado al aire el precio de una jarra de cerveza -un ramo de rosas- en medio de St. James’s Street, de tan alborozada que se sentía
(Virginia Woolf, La Señora Dalloway)

 

 

 

 

jules bastien-lepage

Jules Bastien-Lepage, Florista

 

 

Era bella, muy bella. Revisó este juicio a fondo, dándose cuenta, al hacerlo, de que probablemente era el único hombre de la terraza del café capaz de un pensamiento así. Porque la belleza de la florista ciega era completamente distinta de la de todas las mujeres que había conocido.
(Frank Yerby, La risa del diablo)

 

 

 

 

flower-seller-in-front-of-the-madeleine-church-victor-gabriel-gilbert

Victor Gabriel Gilbert, Florista

 

 

 

Al pie del coche, y entre los caballos y los postillones„ una jovencita del pueblo ofrecía flores a los viajeros.
-Flores para vuestras damas, señores -gritaba.
Marius se acercó a la joven y le compró las flores más hermosas que llevaba en la cesta.
(Victor Hugo, Los miserables)

Buganbilia

Resultado de imagen para bouganville painting

La buganbilia es un enredadera ornamental espinosa, arbustiva. Es nativa de Sudamérica. Se aceptan unas 18 especies en el género.
La flor real de la planta es pequeña y generalmente blanca, pero cada grupo de tres flores está rodeado por tres o seis brácteas con los colores brillantes asociados con la planta, incluyendo rosa, magenta, púrpura, rojo, naranja, blanco o amarillo.
Las buganbilias también se conocen como buganvilla (España), bugambilia (México, Perú, Guatemala, Ecuador y Chile), bouganvilla (India), pokok bunga kertas (Indonesia, Malasia), bougenville (Pakistán), Napoleón (Honduras), jahanamiya (mundo árabe) , veranera (Colombia, Nicaragua, El Salvador, Costa Rica y Panamá), trinitaria (Colombia, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana y Venezuela), Santa Rita (Argentina, Bolivia, Paraguay y Uruguay), papelillo (Norte de Perú), primavera (Brasil), Drillingsblume (Alemania) o vukamvilia (Grecia).
El nombre genérico de Bougainvillea se lo otorgó el botánico Philibert Commerçon, en honor de Louis de Bougainville, marino y explorador francés que introdujo la planta en Europa desde Brasil.

Resultado de imagen para bouganville painting volegov

Vladimir Volegov

 

 

Cae ya,
la flor de bugambilia
que ha vencido el viento,
pienso, digo y de verdad lo siento
que yo también caeré
un día,
vencida por el tiempo.
(Tizzia Holwin)

 

 

 

 

Imagen relacionada

SueEllen Cowan

Tarde de buganvilias. Hojeamos un álbum
como el viento hojea las encinas del parque.
Y aparece una niña que va hacia la glorieta
vestida como estampa haciendo rodar un aro.
Y tú no estás aquí. Ni en la destilería
donde ya nunca más gruñirán los toneles.
(Tú no sabes que aquí un día se jugó al diábolo
y relucía ufano el tren de trocha angosta).
La luna está en creciente. Otros irán a Marte.
Seremos pasajeros de un navío fantasma.
Un perro ciego viene a lamer tu mano.
Rieles, destilería, tarde de buganvilias.
(Jorge Teillier)

 

 

Resultado de imagen para bouganville lady painting

Vitaly Makarov

 

 
Planta de la Bugambilia
que me cubres y me matas.
¿Porque con lianas me atas
si al fin tu amor no me auxilia?
¿Para que quieres crecer
sobre mi amor que te espera?
Si solamente por fuera
de él has de florecer.
Hoy, insensible al amor
sólo buscas ser amada
y en todos dejar grabada
la herida de tu color.
(Rodolfo Usigli)

 

 

Resultado de imagen para bouganville impressionist painting

 

Mira la lluvia, Berenice
el roble
el encino
la rana
él, los perros
el alacrán
la ballena
el naranjo
el paraíso
el jaguar, el tigre y el venado
la bugambilia intensa
tú y yo, descendientes de la nada,
desprendidos de Dios,
elementalmente descendemos,
volvemos a ser agua.

 

Grande y espesa,Resultado de imagen para bouganville porch painting
ruidosa y encantadora
está en mi porche,
y extiende sus tentáculos,
armados de espinas,
que mi buganvilia usa
como garras para retener,
esos recuerdos indelebles
de veranos inolvidables
en mi mente.
(Sofia Kioroglou)

 

 

Resultado de imagen para yellow bougainvillea in the wall painting

 

La primavera ha llegado,
dice la buganvilla
Carmesí, naranja, crema
y amarillo.
Formando una pared de flores
a lo largo de la carretera,
trae la felicidad
a todos.
(Peterson Tumwebaze)

Dostoievski

 

dostoievski

El 11 de noviembre de 1821 nació Fiódor Mijailovich Dostoievski, uno de los más importantes escritores rusos y de la literatura universal. Novelista, ensayista, periodista y filósofo, Dostoievski exploró en su obra la sicología humana en lo político, lo social y lo espiritual. Entre sus obras se cuentan: Los hermanos Karamazov, El idiota, Crimen y Castigo, Humillados y ofendidos, La casa de los muertos y Demonios.

 

 

dosto1—Mi encanto… —empezó dulcemente Koróviev.
—No soy ningún encanto —le interrumpió la ciudadana.
—¡Ah! ¡Qué pena! —dijo Koróviev con desilusión y continuó—: Bien, si usted no desea ser encanto, lo que hubiera sido muy agradable, puede no serlo. Dígame, ¿es que para convencerse de que Dostoievski es un escritor, es necesario pedirle su carnet? Coja cinco páginas cualesquiera de alguna de sus novelas y se convencerá sin necesidad de carnet de que es escritor. ¡Y me sospecho que nunca tuvo carnet! ¿Qué crees? —Koróviev se dirigió a Popota.
—Apuesto a que no lo tenía —contestó Popota
(Mijail Bulgákov, El maestro y Margarita)

 

dosto6

En alguna parte entre las soledades secretas, entre los millones de libros inmóviles y sin embargo hormigueantes de vida, perdidos más allá de dos docenas de vueltas a la derecha/tres docenas de vueltas a la izquierda, pasillos, corredores, vestíbulos sin salida, puertas cerradas, estanterías medio vacías, en alguna parte entre el hollín literario del Londres de Dickens o el Moscú de Dostoievski o las lejanas estepas, en alguna parte en el polvo de los atlas o la Geographic, apretados, con ganas de estornudar, Will y Jim se acurrucaban sudando frío.
(Ray Bradbury, La feria de las tinieblas)

 

dosto3

Pasando por la hiedra, por el césped, por el pequeño abeto, alcancé la puerta de mi casa, di con la cerradura, hallé la llave de la luz, me deslicé junto a las puertas de cristales, pasé por los armarios barnizados y junto a las macetas, abrí mi cuarto, mi pequeña apariencia de hogar, donde me esperan el sillón y la estufa, el tintero y la caja de pinturas, Novalis y Dostoievski, igual que los otros, a los hombres verdaderos, cuando vuelven a sus casas, los esperan la madre o la mujer, los hijos, las criadas, los perros y los gatos.
(Hermann Hesse, El lobo estepario)

 

 

 

dosto2

Hablando del jefe del Departamento de Ruso, el Profesor Pnin, un verdadero tirano con sus subordinados (afortunadamente, el Profesor Botkin, que enseñaba en otro departamento, no dependía de ese “perfeccionista” grotesco) : “Qué extraño que los intelectuales rusos no tengan ningún sentido del humor cuando cuentan con humoristas tan maravillosos como Gogol, Dostoievski, Chejov, Zoshchenko y esa pareja de autores de genio, Ilf y Petrov”.
(Vladimir Nabokov, Pálido fuego)

 

dosto8

 

Acaso no lo sabían ni ellos mismos, acaso fue el hecho, su avance en el Oeste hacia Amiens, lo que determinó su proyecto. Aun suponiendo que la guerra sea científica, habría que pintarla como Elstir pintaba el mar, por el otro sentido, y partir de las ilusiones, de las creencias que se van rectificando poco a poco, como Dostoievski contaba una vida.
(Marcel Proust, En busca del tiempo perdido)

 

 

 

dosto4

Los norteamericanos nos temen; los chinos nos miran con resentimiento y quieren hacernos retroceder cincuenta años en nuestra historia. Dentro de nuestras fronteras tenemos fanáticos que no se satisfacen con pan, paz y trabajo para todos, sino que quieren convertimos otra vez en místicos barbudos salidos de las páginas de Dostoievski.
(Morris West, Las sandalias del pescador)

 

 

dosto7

 

La insolencia de mi doble me quitó el habla. Era una escena de Dostoievski: El señor Goliadkin entumecido y su espabilado doble. Antes de que pudiera replicarle, cuatro pares de ojos, que antes eran amistosos, me observaron con hostilidad. En ellos no existía el asombro de los ojos que ven un milagro, sino la enemistad de los que observan a un bandido.
(Alexander Abramov, Jinetes del mundo incógnito)

 

dosto5

 

Si este tumor no se extirpa ahora, en sus albores, dentro de unos treinta años, si no antes, esos románticos que ahora nos dan trabajo nos organizarán una revolución de tal magnitud que la guillotina francesa no parecerá en comparación más que una broma de niños. No nos permitirán envejecer tranquilamente, acuérdese de mis palabras. ¿Ha leído usted la novela Los demonios, del señor Dostoievski?
¿No? ¡Una pena! En ella hace un pronóstico calcado de lo que le digo.
(Boris Akunin, El Ángel caído)

Leche Condensada

leche5

El 9 de noviembre de 1801 nació Gail Borden Jr., cartógrafo, profesor, soldado, político, inventor y hombre de negocios estadounidense. Su fama se debe principalmente a que inventó la leche condensada azucarada.

A comienzos del siglo XIX ya se hizo evidente que se necesitaba encontrar métodos para conservar los alimentos, de manera que aumentar su durabilidad y facilitar su almacenaje, transporte y distribución. Uno de los alimentos más complicados, por su poca duración, su difícil manejo y su vulnerabilidad sanitaria, era la leche.
Nicolas Appert logró producir, en 1820, una leche concentrada y una pasteurizada que podía durar hasta tres semanas.
Pero sería el estadounidense Gail Borden Jr. quién, en 1853 y tras varios intentos fallidos, lograría un producto que podía durar hasta diez años, la leche condensada azucarada envasada en latas.
Imagen relacionadaDurante la Guerra Civil, el gobierno de los EE.UU. encargó grandes cantidades de leche condensada para usarla como raciones de campaña, una excelente solución ya que una lata de 300 gramos proporcionaba 1.300 calorías. Terminada la guerra, los soldados popularizaron su consumo. Luego, la Primera Guerra Mundial reactivó de nuevo el interés por la leche condensada por su facilidad de manejo.

Aunque actualmente la leche condensada ya no tiene el mismo interés como producto alimenticio, es interesante notar que este producto es uno de los componentes principales de la Reserva de Alimentos del Estado en la Federación Rusa.

En el Estado de Texas, el Condado de Borden lleva su nombre en honor al inventor.

leche1

 

 

El día 23 de mayo al amanecer, unos discretos y misteriosos golpecitos en el zinc de  uno de los costados de nuestra prisión, nos llama la atención. Por un pequeño espacio abierto se nos introdujo, con mucho sigilo, unos cuantos panes y un tarro de leche condensada. Mas tarde supimos que la mano generosa que nos llevaba este primer alimento, ya que nada habíamos comido, era una señora chilena.
(Cornelio Guzmán, Relato del Combate Naval de Iquique)

leche2

 

 

En las tiendas había ropa y muebles, botas y vasos, libros y monturas, armas y cortinas, brochas y escobas, frazadas y cigarros, verduras y medicinas, arados y jabones, cepillos y leche condensada, sartenes y litografías baratas — de todo, se puede decir, excepto clientes.
(Julio Verne, La estrella del Sur)

 

 

 

leche4

 

No estaría bien hacer ruido, en esa primera noche de Marte, introducir un aparato extraño, brillante y tonto como una estufa. Sería una suerte de blasfemia importada. Ya habría tiempo para eso; ya habría tiempo para tirar latas de leche condensada a los nobles canales marcianos; ya habría tiempo para que las hojas del New York Times volaran arrastrándose por los solitarios y grises fondos de los mares de Marte.
(Ray Bradbury, Aunque siga brillando la

 

 

leche3

 

 

Jim pasó por el comedor a la cocina. Evitó la charca de agua debajo de la nevera y examinó con ojos expertos los estantes e la alacena. Descubrió con disgusto que el dentista y su hermosa acompañante eran aficionados a la comida china —que sus padres rara vez probaban— y los armarios parecían un almacén chino, con frutas secas y largas tiras de tripas desecadas. Pero había una lata, una sola, de leche condensada, de una deliciosa dulzura que Jim ya había olvidado.
(James G. Ballard, Lágrimas del Sol)

 

Lechera_1920

 

 

 

Asió luego la lata de conserva, levantándose, descendió por el sendero estrecho hacia la margen del río, y regresó, en fin, con la lata rebosante de agua, ni muy transparente ni muy limpia. Después mezcló en el bote de leche condensada una parte de agua con dos del fluido incoloro de la botella. Así formó aquella droga alcohólica que entre los vagabundos es conocida con el nombre de alki.
(Jack London, Los vagabundos)

 

 

Resultado de imagen para "leche condensada" vintage nestleAl entrar en el avión vio que la mujer seguía en la misma posición. Estaba profundamente dormida. Empezó a investigar el interior del aparato; abrió un armario, que ostentaba una cruz roja, y encontró su contenido todo revuelto. Entró después en el departamento de la cocina. Todas las botellas estaban hechas añicos y un penetrante olor a alcohol llenaba el recinto. Encontró café molido, azúcar y un tarro, algo abollado, de leche condensada.
(Mika Waltari, Estas cosas no suceden)

Biblioteca

 

library-of-alexandria

Visión artística de la Biblioteca de Alejandría

Una biblioteca es, básicamente, el lugar donde se guardan libros. Las bibliotecas existen desde hace 4 mil años, es decir, desde la invención de la escritura y del libro. 

 

the bookworm Carl_Spitzweg

Carl Spitzweg, The Bookworm

 

 

 

Pilatos enrolló el pergamino y con un gesto brusco se lo dio a Leví. —Toma —dijo, y después de un silencio añadió—: Veo que eres un hombre letrado y no tienes por qué andar solo, vestido como un mendigo, sin casa. En Cesarea tengo una gran biblioteca, soy muy rico y quiero que trabajes para mí. Tu trabajo sería examinar y guardar los papiros y tendrías suficiente para comer y vestir.
(Mujail Bulgakov, El maestro y Margarita)

 

 

the-library-of-the-palais-lanckoronski-vienna-rudolf von alt

Rudolf von Alt, Biblioteca del palacio Lanckoroski

El primero, a la derecha, era el pórtico de Octavia, que mandó construir Augusto en honor de su hermana; en el espacio señalado por las columnas corintias estaba depositada la mitad de la producción de los talleres de los escultores Praxiteles y Dionisio, además de algunas de las más finas antigüedades que un coleccionista civilizado hubiese podido robar, incluidas una Venus y un Cupido de Praxiteles. También albergaba los templos de Júpiter y de Juno, y varias escuelas. Este pórtico presumía además de tener una biblioteca pública soberbiamente dotada.
(Lindsey Davis, La carrera del honor)

 

 

in-the-library-john-arthur-lomax

John Arthur Lomax, En la biblioteca

Conocen el arte de la imprenta, como los chinos, desde tiempo inmemorial; pero sus bibliotecas no son muy grandes. La del rey, considerada como la mayor, no excede de mil volúmenes, colocados en una galería de doce mil pies de longitud, de la cual yo tenía licencia para sacar los libros que deseara.
(Jonathan Swift, Los viajes de Gulliver)

 

 

the library Elizabeth Shippen Green

Elizabeth Shippen Green, La biblioteca

 

 

 

 

—Sin embargo, empezaré hoy, antes de que los monjes sepan que me habéis confiado esta investigación. Además, una de las razones de peso que yo tenía para venir aquí era el gran deseo de conocer vuestra biblioteca, famosa en todas las abadías de la cristiandad.
(Umberto Eco, El nombre de la rosa)

 

 

 

 

library kopilka vladiola

Kopilka Vladiola, La biblioteca

 

-Usted nos dio mucho que hacer, señor Stendahl. Consta en nuestros registros.Hace veinte años. En la Tierra. Usted y su biblioteca.
-Sí, yo y mi biblioteca. Y unos pocos más como yo. Oh, ya nadie se acordaba de Poe, de Oz y de los otros. Pero yo tenía mi pequeño refugio.
(Ray Bradbury, Crónicas Marcianas)

 

maid reading in the library edouard john mentha

Louis Edouard Mentha, Doncella leyendo en la biblioteca

 

 

Era una biblioteca. Altas estanterías de palisandro negro, con adornos de cobre, soportaban en sus largos anaqueles gran número de libros encuadernados en forma uniforme. Seguían el contorno de la sala y terminaban en la parte inferior en amplios divanes, acolchados, de cuero color pardo, que ofrecían las más cómodas curvas para el reposo del cuerpo. Livianos pupitres móviles que podían acercarse o alejarse a voluntad, permitían apoyar en ellos el libro durante la lectura.
(Julio Verne, Veinte mil leguas de viaje submarino)

 

The Library of Thorvald Boeck, Harriet Backer

Harriet Backer, La biblioteca de Thorvald Boeck

Lo más notable del regio edificio era su biblioteca, amplia y cuadrada habitación, en una de las torres rectangulares, situadas en los cuatro ángulos del castillo. Entre un suelo de mosaico y un techo pintado al fresco, alineábanse los estantes, conteniendo unos 900 volúmenes de pergamino manuscrito, que merecían calificarse de compendio de la sabiduría humana.
Este aposento era el favorito del hijo menor del gran Gian Galeazzo, de Filippo María, conde de Pavía.
(Rafael Sabatini, Bellarión)

 

 

library paul brown

Paul Brown, Biblioteca

El estadista se hallaba, sentado, en una espaciosa biblioteca que había sido salón de banquetes en el viejo castillo de Ravenswood, como podía deducirse claramente de la insignia heráldica que aún figuraba en el techo artesonado con madera española de castaño, y de vidrieras policromadas, a través de las cuales pasaba una luz deslumbradora que venía a caer sobre las largas estanterías abarrotadas de comentaristas legales y de historiadores monásticos.
(Walter Scott, La novia de Lamermoor)

 

library

PRÓSPERO
Por divina voluntad. Llevábamos
algo de comida y un poco de agua dulce
que nos dio por caridad Gonzalo,
un noble de Nápoles encargado del proyecto,
y también ricos trajes, ropa blanca,
telas y efectos varios que nos han
servido mucho. En su bondad, sabiendo
cuánto amaba yo mis libros, me surtió
de volúmenes de mi propia biblioteca
que yo estimaba en más que mi ducado.
(William Shakespeare, La Tempestad)

georg reimer

Georg Reimer, En la biblioteca

 

Todo mi proyecto; mis treinta mil hombres con sus esposas e hijos, se dedican a la preparación de un Enciclopedia Galáctica. No la terminarán durante su vida. Yo ni siquiera viviré para ver cómo la empiezan. Pero cuando Trántor caiga, estará concluida y habrá ejemplares en todas las bibliotecas importantes de la Galaxia.
(Isaac Asimov, Fundación)