Vals

vals

Vals, del alemán Walzer, es un baile de salón y una danza folklorica. Hay referencias a una danza que implicaba un deslizamiento en el siglo XVI en Europa. En el siglo XVIII hay referencias a una danza que se consideraba algo indecente puesto que implicaba contacto físico entre los bailarines. Sin embargo a fines de ese siglo ya se había popularizado en la corte vienesa, aunque continuó siendo reprobado en los ámbitos más conservadores.
Fue Johann Strauss, un músico austríaco, y su dinastía, quienes llevaron el vals a su máxima expresión artística, haciéndolo popular en toda Europa.

vienna-waltz-wilhelm gause

Wilhelm Gause, Vals vienés

Ya tuve el gusto de ser presentado a ella, como recordará usted, Condesa dijo el príncipe Andrés con una sonrisa cortés y profunda que estaba completamente en contradicción con lo que había dicho la señorita Perouskaia con respecto a la grosería del Príncipe, quien se acercó a Natacha y se dispuso a pasarle el brazo por la cintura antes de invitarla a bailar. Le propuso una vuelta de vals. La expresión de desespero de Natacha, tan pronta al dolor como al entusiasmo, se desvaneció súbitamente con una sonrisa de felicidad, de agradecimiento infantil.
«Hacía mucho tiempo que lo esperaba», parecía que dijera la sonrisa de aquella chiquilla asustada y satisfecha cuando apoyó el brazo en el hombro del príncipe Andrés. Era la segunda pareja que entraba en el círculo.
(Lev Tolstoi, La Guerra y la Paz)

vals vasyl khodakivsky

Vasyl Khodakivsky, Vals

A las tres de la mañana comenzó el cotillón. Emma no sabía bailar el vals. Todo el mundo valseaba, incluso la misma señorita d’Andervilliers y la marquesa; no quedaban más que los huéspedes del palacio, una docena de personas más o menos.
Entretanto, uno de los valseadores, a quien llamaban familiarmente «vizconde», y cuyo chaleco muy abierto parecía ajustado al pecho, se acercó por segunda vez a invitar a Madame Bovary asegurándole que la llevaría y que saldría airosa.
(Gustave Flaubert, Madame Bovary)

 

vals vienés august albo

August Albo, Vals vienés

El ingeniero dijo que se tocara lo que más le gustase al señor de la casa; la señorita Hoffman pidió la canción de Boston titulada La chaquetita de color marrón listada; Franzi Roth aclaró que, si no se tocaba un tango, le daba lo mismo cualquier cosa. Al fin se pusieron de acuerdo en que se tocara un vals.
Se bailó en la habitación contigua. El consejero comercial y el pintor académico formaron lo que se llama la «isla», dejando que las parejas bailaran a su alrededor e intercambiando en voz baja sus opiniones sobre las excelencias estéticas de las damas allí presentes.
(Leo Perutz, A dónde vas, manzanita)

vals leonid afremov

Leonid Afremov, Vals

 

—No está usted cometiendo ningún delito. ¿Por qué no baila el vals conmigo?
—Si mamá viese lo…
—¿Aún está cosida a la falda de su mamá?
—Tiene usted un modo detestable de representar como estúpida toda virtud.
—Las virtudes son todas estúpidas. ¿Qué le importa lo que diga la gente?
—Nada…, pero… No hablemos más de ello. Por fortuna, ahora empieza el vals
(Margaret Mitchell, Lo que el viento se llevó)

 

 

vals oleg kalaytanov

Oleg Kalaytanov, Vals

Cuando me deja, se va a dar vueltas con la pequeña Aimée, mientras que Monmond, vestido con una chaqueta de alpaca, me invita a mí. Ni que decir tiene que no lo rechazo. Con tal de que lleven guantes, bailo a gusto con los muchachos de la comarca (con los que conozco bien), que son amables conmigo, a su manera. Y luego vuelvo a bailar con mi caballero de frac del primer vals, hasta que me doy un respiro durante una contradanza, para no sofocarme y, también, porque la contradanza me parece un baile ridículo.
(Colette, Claudine en la escuela)

vals anders zorn

Anders Zorn, Vals

 

Insistía en bailarlo todo. En un par de ocasiones dio con los huesos en la hierba, pero no hubo nada que lo amilanara. En el siguiente vals, seguía bailando con otra joven como si no hubiera ocurrido nada. Al inquirir quién era aquel anciano caballero eufórico, Bishopriggs descubrió que era un oficial de la Marina retirado, comúnmente conocido (entre sus subalternos) como «el Tártaro», y más formalmente descrito en sociedad como capitán Newenden, el último vástago masculino de una de las más antiguas familias de Inglaterra.
(Wilkie Collins, Marido y mujer)

 

 

waltz-philippe-jacques-linder

Philippe Jacques Linder, Vals

 

-Veo que recuerda usted el episodio. ¿No es para olvidarlo, no! Toda la Prensa europea habló de eso detenidamente, publicando grabados, retratos y por menores, día por día. Pues sepa usted que la expedición se combinó en la embajada entre un rigodón y un vals de Strauss.
(Emilia Pardo Bazán, Infidelidad)

 

vals2Pero tres días después lady Brums pronunció otra vez, de modo inapelable, la frase angustiosa:
–Me aburro.
Era media tarde y tomaban un “cocktail”, que sabía a perborato, “chez” Jean Michel Frank, mientras la orquesta tocaba un vals, mientras las modelos bajaban -luciendo las últimas novedades- por las escaleritas alfombradas de azul, que partían del escenario, colocado al fondo.
Para ahuyentar el aburrimiento de Sylvia, Zambombo elogió calurosamente su vestido, en “crépe georgettes”, creado en un momento de idiotez de Hermann.
(Enrique Jardiel Poncela, Amor se escribe sin hache)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s