Mandolina

. . .
“Y de su mandolina
salen ríos cisnes pájaros lluvias amores
y canciones de humanos desconocidos
sueños vivos brotan
del corazón de aquella delicada joven”
(Eddy Rafael Pérez)

girl-playing-mandolin-berthe morisot

Berthe Morisot, Niña con mandolina

dama con mandolina madeleine jeanne lemaire

Madeleine Jeanne Lemaire, Dama con mandolina

Lenoir,_Charles-Amable_-_La_mandoline

Charles Amable Lenoir, La mandolina

mandolina natasha milashevich

Natasha Milashevich, Mandolina

mandolina wei tai

Wei Tai, Mandolina

Mandolin-Jean-Baptiste-Camille-Corot

Camille Corot, Gitana con mandolina

muchacha con mandolina marcel dyf

Marcel Dyf, Mandolina

 

OBERÓN.- Silencio. Robín, quita esa cabeza.
Titania, suene una música que envuelva a estos cinco en el sueño más profundo.
TITANIA.- ¡Música, una música que hechice el sueño!
(Shakespeare, Sueño de una noche de verano)

 

 

 

FERNANDO.- ¿De dónde sale esta música? ¿Del aire o de la tierra? Ha cesado. Sin duda suena por un dios de la isla. Sentado en la playa, llorando el naufragio de mi padre, el rey,
esta música se me insinuó desde las aguas, calmando con su dulce melodía
su furia y mi dolor. La he seguido desde allí, o, más bien, me ha arrastrado. Mas cesó.
No, vuelve a sonar.
(Shakespeare, La tempestad)

 

 

 

 

ROSALINA.-Hace un instante la luna estaba llena; ahora ha habido cambio. (Los músicos empiezan a tocar al fin.)
EL REY.-No por ello dejáis de ser luna, ni yo el caballero de la luna. Y puesto que la música suena, dignaos seguirla.
ROSALINA.-Nuestros oídos lo hacen.
(Shakespeare, Trabajos de amor perdidos)

 

 

 

 

 

 

REY.- Os lo ruego, levantadme y llevadme a otro aposento. Despacio, os lo ruego.
Mis nobles amigos, no haya ruido, a no ser que una mano sedante y bondadosa le susurre música a mi ánimo cansado.
(Shakespeare, El rey Lear)

 

 

 

 

ORSINO.- Más música, oh, dadme más música…Buenos días, amigos. Venga, Cesario, sólo un fragmento… Sea de aquella canción de anoche, tan evocadora, tan antigua…Fue un bálsamo para mi pasión. Mucho más que las melodías banales o las afectadas, tan de moda en estos tiempos de aturdimiento. Ea, sea tan sólo un verso…
(Shakespeare, Noche de Reyes)

 

 

 

 

 

 

BENEDICT.- …
Mientras no se junten en una mujer todas las gracias, no entrará ninguna en gracia conmigo. Habrá de ser rica, eso sin duda; discreta, o no la querré; virtuosa, o jamás haré contrato con ella; hermosa, o no la miraré nunca; dulce, o procuraré no acercarme; noble, o no me conquista, aunque sea un ángel; de agradable discurso, excelente cultivadora de la música, y sean sus cabellos del color que a Dios plazca.
(Shakespeare, Mucho ruido y pocas nueces)

 

 

 

RICARDO.- …
¿Oigo música? ¡Eh, eh, lleva el ritmo!
¡Qué amarga es la música dulce cuando no se observa ritmo ni medida!
Así ocurre en la música del hombre. Yo aquí tengo finura de oído para advertir discordancias en la cuerda,
mas, respecto a la concordia de mi reino, no he tenido oído para oír mis disonancias.
(Shakespeare, Ricardo II)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s