Moscú

Del 4 de abril de 1147 data el primer registro histórico de la ciudad de Moscú.
Moscú (en ruso Moskvá) es la capital y la ciudad más poblada de Rusia. Dentro de los límites de la ciudad viven 13.2 millones de personas. Constituye el centro político, económico, cultural y científico de Rusia y de Europa Oriental. Los asentamientos humanos a orillas del rio Moskvá datan del Neolítico, pero se estima que la ciudad fue fundada a comienzos del siglo XII

moscow-cathedral-of-christ-the-savior-ramil-gappasov

Ramil Gappasov, Catedral de Cristo el Salvador

Cuando el doctor y Vasia llegaron a Moscú, era la primavera del año 1922, en los comienzos de la NEP. Los días eran tibios y luminosos. Los rayos del sol reflejados por las cúpulas doradas del templo del Salvador, caían sobre la plaza de grandes losas de piedra cuadrangulares, entre los intersticios de las cuales crecía ya la hierba.
(Boris Pasternak, El doctor Zhivago)

juliya Zhukova, en el rio yauza

Yuliya Zhukova, A orillas del rio Yauza

Mire hacia aquí —dijo levantándose de la mesa y acercándose con excitación al mapa de Moscú que colgaba de la pared, al lado de la puerta—. Éste es el puente del río Maly Yauza.
Desde aquí, nuestro hombre se fue caminando por la calle Yauzkaya, y anduvo vagando por ahí una hora más o menos, hasta que lo vemos aparecer de nuevo aquí, en el callejón Podokolony, cerca de la sede de la compañía de seguros.
(Boris Akunin, El Ángel Caído)

salomon boim calle sadovaya

Salomon Boim, La calle Sadóvaya

Ah, sí, es preciso señalar la primera particularidad de esta siniestra tarde de mayo. No había un alma junto a la caseta, ni en todo el bulevar, paralelo a la Málaya Brónnaya. A esa hora, cuando parecía que no había fuerzas ni para respirar, cuando el sol, después de haber caldeado Moscú, se derrumbaba en un vaho seco detrás de la Sadóvaya, nadie pasaba bajo los tilos, nadie se sentaba en un banco: el bulevar estaba desierto.
(Mijail Bulgakov, El maestro y Margarita)

sunset-ray-glides-across-the-rooftops-petrovka-street-alexey-shalaev

Alexei Shalaev, El sol sobre los tejados de la calle Petrovka

Consultó la libreta de teléfonos e hizo dos llamadas breves. Para trabajar con Bondarenko había tenido que recurrir a la gente del distrito Oriente de Moscú. El propio Arsén tenía en sus manos todos los hilos que conducían a la Dirección General del Interior de la ciudad, a Petrovka, 38. Cuando Arsén sólo estaba ideando y empezando a crear su organización o, como solía llamarla, la Oficina, quiso darle la mayor envergadura posible.
(Alexandra Marinina, El sueño robado)

leningrad station

La Estación de Leningrado, Moscú

En una ancha calle de Moscú, situada a menos de doscientos metros de la estación de Leningrado, en el último piso de un recargado y horrible hotel construido por Stalin en e! estilo conocido por los moscovitas como «Imperio durante la Peste», la primera feria de material sonoro para la enseñanza de! idioma inglés y la difusión de la cultura británica, organizada por el Consejo Británico, se arrastraba penosamente a su fin.
(John Le Carré, La Casa Rusia)

ilona kalenich tsaritsino palace

Ilona Kalenich, El palacio Tsaritsino

Si el Zar había abandonado tan inopinadamente los salones del Palacio Nuevo en un momento en que la fiesta dedicada a las autoridades civiles y militares y a los principales personajes de Moscú estaba en pleno apogeo, era porque graves acontecimientos estaban desarrollándose más allá de la frontera de los Urales. Ya no cabía ninguna duda. Una formidable invasión estaba amenazando con sustraer las provincias siberianas al dominio ruso.
(Julio Verne, Miguel Strogoff)

christmas-old-moscow-aleksandr-starodubov

Aleksandr Starodubov, Moscú en Invierno

Levin quedó al otro extremo de la mesa y, mientras hablaba con la Princesa y Varenka, veía cómo entre Oblonsky, Dolly, Kitty y Veselovsky se mantenía una charla animada y misteriosa. Y notaba, además, en el rostro de su mujer la expresión de un sentimiento serio, mientras, sin apartar los ojos, miraba el agradable semblante de Veselovsky, quien hablaba con animación.
–Están muy bien –decía Veselovsky, refiriéndose a Vronsky y Ana–. No soy quién para juzgar, pero en su casa se siente la impresión de vivir como en una verdadera familia.
–¿Y qué piensan hacer?
–Parece que se proponen pasar el invierno en Moscú.
(Lev Tolstoi, Ana Karenina)

Anuncios

2 comentarios en “Moscú

  1. Buen paseo por la historia de la ciudad, de la mano de buenos autores. Tengo esperando Miguel Strogoff, uno de los pocos clásicos de Verne que aún no leí.
    Abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s