Día del Asteroide

El Día Internacional del Asteroide es un evento anual que se celebra el 30 de junio, aniversario del llamado Evento de Kunguska, ocurrido el 30 de junio de 1908 cuando un posible asteroide golpeó la tierra en Siberia Central.

asteroid2–En efecto –repuso el conde Timascheff–, si Galia es un asteroide, debe estar sometido como todos los demás cuerpos movibles a las leyes de la mecánica y el Sol rige su marcha como rige la de los planetas. 
(Julio Verne, Héctor Servadac)

 

 

Corey Ford

Este hecho tranquilizó a los habitantes de la ciudad, que tanto temían la caída del malaventurado asteroide. Si caía, no sería encima de ellos, por fortuna para todos.
Pero, ¿por qué ha de caer? (preguntaba el Whaston Morning). 
(Julio Verne, La caza del meteoro)

twc_de_komet¿No es él el aclamado autor de Las Dinámicas de un Asteroide, un libro que asciende a tan raras cuestiones de matemática pura, que se dice que no hay individuo en la prensa científica capaz de criticarlo? 
(Arthur Conan Doyle, El valle del terror)

Larisa ShilovaEsto no podía asombrarme mucho. Sabía muy bien que aparte de los grandes planetas como la Tierra, Júpiter, Marte, Venus, a los cuales se les ha dado nombre, existen otros centenares de ellos tan pequeños a veces, que es difícil distinguirlos aun con la ayuda del telescopio. Cuando un astrónomo descubre uno de estos planetas, le da por nombre un número. Le llama, por ejemplo, “el asteroide 3251”.
(Antoine de Saint Exupery, El principito)

asteroid-falling-to-earth-painting

—Sí, algún día chocarán con nosotros, y probablemente no se tratará de un asteroide, porque las órbitas están demasiado próximas. Han debido existir asteroides cuyas órbitas cruzaran la de la Tierra, pero han tenido cuatro mil millones de años para alcanzarnos, y la mayoría finalmente lo han hecho. Chocaron hace tanto tiempo que incluso los cráteres han desaparecido, excepto los más grandes y recientes. ¡Pero fíjense en la Luna! Los cometas son diferentes.
(Larry Niven, El martillo de Lucifer)

LCarmo

 

En consecuencia, el mundo se olvidó pronto de Rama. No así los astrónomos. La excitación de éstos aumentó con el correr de los meses, mientras el nuevo asteroide los obsequiaba con más y más enigmas.
Para empezar, estaba el problema de la curva de luz de Rama. No la tenía.
(Arthur C. Clarke, Cita con Rama)

asteroid-icarus-artwork-science-photo-library

 Sus pies se hundieron en la tierra; encontró difícil levantar los tobillos para liberarlos en cada nuevo paso. No podía decir dónde estaba su charca de vida primordial. Permitió que la lluvia entrara en su boca. Era barrosa, turbia, salada. Fango del fondo del mar. El planeta había sufrido un impacto: Un cometa, quizás un asteroide. (Stephen Baxter, El abismo del espaciotiempo)

Día del Pescador

Por ser el día de San Pedro, el 29 de junio es tradicionalmente el Día del Pescador.

Mi linda pescadora
lleva la barca a la orilla
(Heine)

Carl Wilhelmson joven pescadora
Carl Wilhelmson
Pierre-Marie Beyle
Pierre-Marie Beyle
Isoda Koryusai pescando en el mar
Isoda Koryusai
Homer,_Winslow_-_'Fisherwomen,_Cullercoats'
Homer Winslow
Snegirev Arkady Viktorovich, pescadora
Snegirev Arkady Viktorovich

Antinea

En 1919 el escritor francés de novelas de aventuras, Pierre Benoit, publicó “L’Atlantide”. En ella, Benoit presenta una heroína femenina que no tenía precedentes. Esta es el prototipo de la “mujer fatal”, personaje problemático, capaz de subyugar a los hombres llevándolos a la perdición e incluso el asesinato.
Antinea, reina de la Atlántida, dominante, orgullosa, imperiosa, es el personaje que domina esta novela, que actualmente no se lee pero que aún produce películas basadas en ella.

napierkowska

 

 

 

L’Atlantide (1921) Stacia Napierkowska

—Se encuentran bajo el dominio de una mujer. Esa mujer, reina, sultana y soberana absoluta del Hoggar, se llama Antinea. No se asombre usted, señor Morhange, que acabará por comprenderlo. *

 

brigitte helm

 

L’Atlantide (1932) Brigitte Helm

—Muchos son, caballero —dijo— los oficiales franceses o extranjeros traídos aquí por capricho de nuestra soberana Antinea. *

 

maria montez

 

 

Siren of Atlantis (1949) Maria Montez

Cleopatra Selene, hija de la famosa Cleopatra y de Marco Antonio tuvo una hija que casó con un rey atlante. De manera que Antinea, hija de Neptuno, cuenta en el número de sus abuelos a la inmortal reina de Egipto.*

 

fay spain

 

Ercole alla conquista di Atlantide (1961)
Fay Spain

—Señor mío —dijo Le Mesge con voz muy dulce—, habla usted como un niño. Usted no sabe nada. No ha visto a Antinea.*

 

 

haya harareet3

 

 

Antinea – L’Amante della Citta Sepolta (1961) Haya Harareet

Pero me quedé como alelado, fija la mirada en un solo punto. Ante mí estaba Antinea.*

 

 

ldmilla tcherina

 

 

L’Atlantide (1972) Ludmilla Tchérina

¡Antinea! Cada vez que volví a verla me pareció más hermosa. ¡Más hermosa! Mezquina palabra y mezquino idioma. Pero la culpa de ello, ¿es el idioma o de los que tanto prodigan la palabra?*

 

 

victoria mahoney

 

 

L’Atlantide (1991) Victoria Mahoney

¡Ah! Ya que aquella fue la última vez que la vi, déjame que te hable de Antinea y te digo cómo la contemplé en aquel instante supremo.*

 

 

 

 

* Pierre Benoit, La Atlántida

 

 

Henry Rider Haggard

Henry Rider Haggard (22 de junio de 1856 – 14 de mayo de 1925) fue un escritor inglés, autor de novelas de aventuras.
En su juventud trabajó en las colonias de Natal y Traansval, lo que le proporcionó material para sus futuras novelas.
Sus comienzos como escritor fueron tibios, pero cuando publicó “Las minas del rey Salomón” consiguió la fama.
Esta novela es considerada la primera del subgénero llamado “de mundos perdidos”.

Entre sus novelas más conocidas están: Ella, Allan Quatermain, Cleopatra, La hija de Montezuma, El pueblo de la niebla, Ayesha y El anillo de la reina de Saba.
Actualmente se lee muy poco a Rider Haggard, pero dos de sus novelas son conocidas porque han sido adaptadas al cine, Las minas del rey Salomón, por lo menos seis veces y Ella, unas diez veces.

ridder6

-¿Qué oyó usted en Bamangwato con relación a la expedición de mi hermano? – preguntóme sir Enrique, mientras yo hacía una pausa para cargar mi pipa, antes de contestar al capitán Good.
-Oí, y jamás he hecho mención de ello hasta hoy, que su hermano se dirigía a las minas de Salomón.
-¡Las minas de Salomón !- exclamaron a un tiempo mismo mis dos oyentes.-¿Dónde están esas minas?
-Lo ignoro; sí sé en donde se dice que están. Una vez vi los picos de las montañas que las rodean; pero un desierto de ciento treinta millas me separaba de ellas, y no sé que blanco alguno lo haya cruzado, excepto uno. Quizá lo mejor que puedo hacer, es contarle la leyenda de esas minas, tal como la conozco, dándome ustedes palabra de no revelar cosa alguna de lo que diga sin obtener mi consentimiento.
(Ridder Haggard, Las minas del rey Salomón)

she

 

—¡Mi pueblo!… No me hables más de mi pueblo me dijo vivamente —. ¡Esos esclavos no son mi pueblo!, no son más que perros que me obedecen hasta que llegue el día de mi redención, y en cuanto a sus costumbres; nada me importan… Tampoco me llames reina; hastiada estoy de títulos y de lisonjas; llámame Ayesha; este nombre me resuena dulcemente en el oído; es un eco del pasado…
(Henry Rider Haggard, Ella)

 

el-pueblo-de-la-niebla-henry-rider-haggard-ePGSeñor, escúcheme bien; sé que mi aspecto es pobre y miserable, pero si usted realizado que le pido, prometo darle una gran recompensa. Sí, le revelaré el secreto que he guardado celosamente toda la vida; le enseñaré donde están los tesoros ocultos de mi pueblo «Los Hijos de la Niebla».
Oyendo las últimas palabras, Leonardo, que había escuchado con atención el relato de Soa sin interrumpirla, levantó la cabeza mirándola fijamente y preguntándose si el dolor la hizo perder la razón.
-¿Estás en tu sano juicio, buena mujer? -le preguntó-. ¿No ves que estoy solo con un criado? Mis tres compañeros, de los que oíste hablar en el kraal, han muerto de fiebre; yo también me siento enfermo, y me pides que vaya a rescatar a tu ama del poder de los negreros, cuando ni siquiera sabes donde se encuentran. Ante todo, ¿quién me prueba que tu historia es verdadera?
(Henry Rider Haggard, El pueblo de la niebla)

rider6

 

 

Fête de la Musique

girlmusicians egipto
Músicos del Antiguo Egipto

La Fiesta de la Música (originalmente Fête de la Musique, en francés) es una celebración internacional que se realiza el 21 de junio. Su objetivo es promocionar la música de dos maneras: la primera, que los músicos aficionados salgan voluntariamente a tocar a la calle y la segunda, la organización de conciertos gratuitos en los que el público tenga la oportunidad de presenciar a sus artistas preferidos sin importar el estilo ni origen.
(Wikipedia)

maxresdefaultDan ritmo a la faena
los trozos musicales;
combate la tristeza
la suave melodía;
cuando preocupaciones
asedian, habituales,
cantares apaciguan
la mente, todavía.
(Marilina Rébora)

street-musicians-lyudmila-tomova
Lyudmila Tomoiva, Músicos callejeros

La música es el acento
que el mundo arrobado lanza,
cuando a dar forma no alcanza
a su mejor pensamiento:
de la flor del sentimiento
es el aroma lozano;
es del bien más soberano
presentimiento suave,
y es todo lo que no cabe
dentro del lenguaje humano.
(Adelardo López de Ayala)

afremov
Leonid Afremov, Músicos callejeros

 

 

 

 

A veces, desde el fondo del estío,
llega la misma música entreoída
en el tiempo gozoso, la encendida
música que cayera en el vacío.
(Meira Delmar)

 

 

 

street-musicians-in-paris-mostafa-keyhani
Mostafá Keyhani, Músicos en una calle de París

 

La ropa limpia, el baño reciente, peinadas y planchadas, caminan, por entre los niños y los globos, y charlan y hacen amistades, y hasta escuchan la música que en el quiosco de la alameda de santamaría reúne a los sobrevivientes de la semana.
(Jaime Sabines)

michael and inessa garmash

Inessa y Michael Garmash, Violinista

 

 

 

 

 

Quebró una racha de viento
la curva del surtidor.
Y una dulce melodía
vagó por todo el jardín:
entre los mirtos tañía
un músico su violín.
(Antonio Machado)

Valquirias

En la mitología nórdica las valquirias son unas deidades femeninas. Estaban encargadas de escoger a los guerreros más valientes que caían en combate para llevarlos al Valhala, dónde reinaba Odín. 

william t. maud, la cabalgata de las valquirias
William T. Maud, La cabalgata de las valquirias

Así, las Valkirias, las indómitas doncellas de la tormenta, solían venir aquí cabalgando en las alas del viento, porque su alegría estaba en la tempestad y en la lucha, y poco les importaban la paz y la tranquilidad. Su hogar estaba dónde reina el trueno, y el rayo era la luz que más amaban.
(E.F. Benson, Las Valquirias)

Vallejo_Boris_Valkyries
Boris Vallejo, Valquirias

 

Armadas valquirias descendieron del cielo
—Con fuerte ruido de lanzas—
protegieron al príncipe;
Entonces dijo Sigrun:
las valquirias se fueron,
y los lobos se unieron
al festín de los cuervos.
(Poema de Helgi Hundingsbane)

Sigurd_and_Brunhild_by_Harry_George_Theaker_1920
Harry Theaker, Sigfrido y Brunilda

 

 

Entonces Sigfrido siguió cabalgando hasta que encontró una casa en la montaña. En ella dormía una mujer vestida con casco y cota de mallas. Desenvainó su espada y le cortó la malla. Ella despertó y dijo llamarse Hild. Se llamaba Brunilda y era una valquiria.
(La Edda de Snorre)

 

 

valquiria

 

 

Dijo la valquiria
no hay campo de batalla;
Ella el habla sabía
de las aves del bosque,
Y así ella le habló
al del pico marrón
que orgulloso se posó
en la cima de la colina.
(George Borrow)

brunnhilda

 

 

“¡Son las valquirias!” dijeron los de Midgard. “Siempre se levanta el viento; y las nubes corren través de los cielos cuando las valquirias se lanzan a la batalla. En algún lugar hay guerra en nuestra bella tierra; En algún lugar, los héroes caen en el ensangrentado campo de batalla.”
(Mara L. Pratt, Leyendas noruegas)

valquiria3

 

En la cima de una alta montaña, las hermanas Valquirias se encontraron después del trabajo del día, para esperar a su padre Wotan y presentarle los héroes que habían reunido en los campos de batalla de la tierra.
Una por una se bajaron de sus alados corceles alados.
Desde el norte llegaron Helmwiga y Gerhilda bien cargadas; los feroces nórdicos nunca dejaron de proporcionar nuevos reclutas para la guardia de Wotan. Desde el este y el oeste y todos los rincones llegaban los tributos a Wotan, apoyados en las monturas de las valquirias.
(Constance Maud, Folk Tales and Myths)

El billete de banco

Sweden-Credityf-Zedels
Primer billete europeo (Banco de Estocolmo)

El 16 de julio de 1661 se pone en circulación el primer billete de banco en Europa, y es emitido por el Banco de Estocolmo.

Un billete de banco, conocido también como papel moneda, es una especie de documento, hecho por un banco, que constituye en sí una promesa de pago. Al comienzo el papel contenía la promesa de ser pagado a su presentación, en monedas. Pero después comenzó a ser una forma de moneda por sí mismo.

220px-Hui_zi
Billete de la Dinastía Song (siglo XII)

La idea de usar un material liviano que constituyera una promesa de pago al ser presentado, nació en China durante la Dinastía Han en el 118 a de C., el material original era el cuero. Posteriormente, durante la Dinastía Tang en el siglo VII, se desarrolló el sistema del papel moneda tal como lo conocemos actualmente, de manera que los comerciantes podían evitar el manejo de la pesada carga que significaba la moneda metálica.

A estos papeles o tarjetas las hace cortar de varios tamaños, por lo general como tarjetas largas y estrechas. Una pequeña, a la cual le da el valor de la mitad de un sueldo; otra mayor, que vale un sueldo; otra de medio ducado de Venecia, y otra de dos ducados, y otra de cinco, y otra de diez. Otra hay que vale un bizancio, y otra de tres bizancios, y así hasta diez bizancios. Todos estos papeles o tarjetas son sellados con el signo del Gran Khan. Hace fabricar tal número de ellos, que puede comprar fácilmente todos los tesoros de la tierra. Y una vez estampillados, los hace repartir por todas las provincias, reinos y señoríos y paga con ellos todas sus cuentas.
(Marco Polo, El libro del millón)

trinidad tobago

En Europa el concepto del papel moneda llegó durante el siglo XIII, a través de los viajeros como Marco Polo. Los bancos medievales usaron Letras de Cambio, que podían usarse como una especie de papel moneda pero con ciertas limitaciones.

El billete de banco tiene, dependiendo de los países y la época, los más diversos tamaños, formas y colores, y pueden estar fabricados de papel, tela o polímeros.

La denominación de los billetes puede ir desde el número más pequeño a los valores estratosféricos causados por la inflación explosiva que han sufrido algunos países en el transcurso de la historia, pero hay un billete de alta denominación que es el protagonista de una divertida pero también aleccionadora historia de Mark Twain.

tumblr_mbn65ymiY01qijeeso1_400Recordarán ustedes que el Banco de Inglaterra emitió una vez dos billetes de 1 millón de libras cada uno, para ser usados con un propósito muy particular relacionado con una transacción con un país extranjero. Por alguna razón solo uno fue utilizado y cancelado; el otro permanecía en las bóvedas del banco. Bueno, los hermanos, conversando un día, se preguntaron que le sucedería a un forastero perfectamente honesto e inteligente, si se encontrara en Londres, abandonado, sin un amigo, sin más dinero que un billete de 1 millón de libras y sin la posibilidad de explicar como lo había obtenido.
El hermano A opinó que moriría de hambre; el hermano B, que no lo haría.
(Mark Twain, El billete de un millón de libras)

En la novela El maestro y Margarita, de Mijail Bulgakov, un número de magia utilizando billetes se transforma en una locura…

10 rublos2Otro, en la Zúbovskaya. Diez rublos. Le doy tres de cambio. Se va. Tomo la cartera y sale de allí una abeja y, ¡zas!, me pica el dedo. ¡Qué…! —de nuevo el chófer dijo algo irreproducible—. Y del billete de diez rublos, ¡ni rastro! Ayer, en este Varietés (palabras irreproducibles), un desgraciado prestidigitador dio una sesión con billetes de diez rublos (palabras irreproducibles)…
(Mijail Bulgakov, El maestro y Margarita)

catalogoActualmente el billete de banco convive con la moneda metálica y es también es objeto de colección, la notafilia es una rama de la numismática que se dedica al papel moneda, para el que existen amplios catálogos.

500-ruble-banknote-pop-art-collage-3-jean-luc-comperat

Botica

Una botica es un establecimiento que expende medicamentos. La palabra proviene del griego “apotheke”,  tienda. Pero este nombre es más bien de uso coloquial, oficialmente los establecimientos que expenden medicinas son llamadas farmacias (del griego “farmakon“).

Thom painting_web
Robert Thom

Me hizo desvestirme y me examinó, me cogió por la muñeca y después me golpeó en el pecho cuando menos lo esperaba –una acción cobarde, en mi opinión– e inmediatamente después me embistió con un lado de la cabeza. Terminado esto, se sentó, escribió una receta la plegó y me la entregó. Me la metí en el bolsillo y me fui.
No la abrí. La llevé a la botica más cercana y la entregué. El boticario la leyó y me la devolvió.
(Jerome K. Jerome, Tres hombres en una barca)

munns-corner-1890-o'sheaLa botica está situada al extremo de la ciudad, por lo que la boticaria alcanza a ver el límite del campo. Así, pues, ve palidecer la parte este del cielo, luego la ve ponerse roja, como por causa de un gran incendio. Inesperadamente, por detrás de los lejanos arbustos, asoma tímidamente una luna grande, de ancha y rojiza faz.
(Anton Chejov, La mujer del boticario)

DiaryArticleDouble_Luxury-Apocatherapy-03_001_Default

Joseph fue adelante hacia el taller mecánico, y Marie se quedó en la primera botica, y todas las revistas que había allí eran de colores raros y de nombres raros. Leyó los títulos con rápidos movimientos de los ojos y miró al viejo detrás del mostrador.
(Ray Bradbury, El país de octubre)

 

DiaryArticleDouble_Luxury-Apocatherapy-01_001_DefaultPara mí era un atardecer santiaguino en mi barrio adormecido bajo los cerezos en flor: las calles pobres y las casas de adobe, una farmacia, una peluquería, un almacén, un conventillo; un salón de cerveza, donde nos reuníamos todos los jóvenes melenudos, 
(Fernando Alegría, Caballo de Copas)

 

Ana_Marie_Wirth_ApothekeLa célebre botica de Silvestre era, como es lógico, centro obligado de todo el comentario, ardoroso e indignado si los hay, pues ya no se trataba únicamente de principios patrióticos: entraba en juego y de mala manera, el bolsillo de cada cual.
(Roberto J. Payró, Pago Chico)

 

apotheca

Sentían que una botica no es algo de todos los días ni de cada momento, como el almacén o la verdulería; nadie entra a una botica a pedir fiado un frasco de remedio pare la tos o uno de tónico para la debilidad y el boticario no pesa, en general, la mercadería que vende -por lo menos no lo hace a la vista del público-
(Manuel Rojas, Hijo de ladrón)

 

DiaryArticleDouble_Luxury-Apocatherapy-02_001_DefaultEl barman salió al aire libre y corrió hacia la puerta de la verja, abandonando para siempre la dichosa casa número 302 bis.
Sabemos perfectamente qué le ocurrió después. Cuando salió a la calle, echó una mirada recelosa alrededor, como buscando algo. En un santiamén se encontró en la otra acera, en una farmacia.
(Mijail Bulgakov, El maestro y Margarita)

Shakespeare’s ladies

 

Beatrice Thomas Francis Dicksee
Thomas Francis Dicksee, Beatrice

 

 

BEATRICE
No será en tanto Dios no haga a los hombres de otra sustancia distinta a la tierra. ¿No es desesperante para una mujer el verse dominada por un puñado de polvo valiente y tener que rendir cuentas de su vida a un terrón de barro petulante?
(Shakespeare, Mucho ruido y pocas nueces)

 

bianca_minola William Holman Hunt
William Holman Hunt, Bianca

 

 

 

BIANCA
Hermana querida, no me hagas ni te hagas a ti misma la injuria de tratarme como a una sirvienta o a una esclava. Desprecio tales actos.
(Shakespeare, La fierecilla domada)

 

 

 

Cordelia_-_William_Frederick_Yeames
William Frederick Yeames, Cordelia

 

 

 

 

CORDELIA
¿Qué te queda pues, pobre Cordelia? ¿Pobre? No; estoy segura que mi corazón siente más amor del que mis labios pueden expresar.
(Shakespeare, El Rey Lear)

 

 

 

 

Miranda Frank Dicksee
Frank Dicksee, Miranda

 

 

 

MIRANDA
Por mi insignificancia. No me atrevo a ofrecer lo que deseo dar, y menos a tomar lo que perder me mataría.
(Shakespeare, La Tempestad)

 

 

 

 

Rosalind Arthur Hughes
Arthur Hughes, Rosalinda

 

 

 

ROSALINDA
Entonces en el bosque no hay un solo enamorado, pues, si no, un suspiro cada minuto y un lamento cada hora indicarían el perezoso paso del tiempo igual que un reloj.
(Shakespeare, Como gusteis)

 

 

 

 

 

Porcia G.W. Smetham-Jones
G.W. Smetham-Jones, Porcia

 

 

 

 

PORCIA
La propiedad de la clemencia es que no sea forzada; cae como la dulce lluvia del cielo sobre el llano que está por debajo de ella;
(Shakespeare, EL mercader de Venecia)

 

 

 

 

 

Ofelia John Waterhouse
John Waterhouse, Ofelia

 

 

 

OFELIA
¡Ah, qué noble inteligencia destruida! Del cortesano, él sabio y el soldado, el ojo, la lengua, la espada.
(Shakespeare, Hamlet)

 

 

 

 

 

 

 

titania-john-simmons
John Simmons, Titania

 

 

 

TITANIA
Ensayad vuestra tonada: un trino en cada palabra. De la mano, pues, cantad y bendecid el lugar.
(Shakespeare, Sueño de una noche de verano)

 

 

 

 

desdemona-frederic-leighton
Frederic Leighton, Desdémona

 

 

 

 

DESDÉMONA
Mejor habría sido perder mi bolsa llena de cruzados. Si mi noble Otelo no fuese magnánimo, ni estuviese limpio de la ruindad del celoso, bastaría para darle que pensar.
(Shakespeare, Otelo)