Henry Rider Haggard

Henry Rider Haggard (22 de junio de 1856 – 14 de mayo de 1925) fue un escritor inglés, autor de novelas de aventuras.
En su juventud trabajó en las colonias de Natal y Traansval, lo que le proporcionó material para sus futuras novelas.
Sus comienzos como escritor fueron tibios, pero cuando publicó “Las minas del rey Salomón” consiguió la fama.
Esta novela es considerada la primera del subgénero llamado “de mundos perdidos”.

Entre sus novelas más conocidas están: Ella, Allan Quatermain, Cleopatra, La hija de Montezuma, El pueblo de la niebla, Ayesha y El anillo de la reina de Saba.
Actualmente se lee muy poco a Rider Haggard, pero dos de sus novelas son conocidas porque han sido adaptadas al cine, Las minas del rey Salomón, por lo menos seis veces y Ella, unas diez veces.

ridder6

-¿Qué oyó usted en Bamangwato con relación a la expedición de mi hermano? – preguntóme sir Enrique, mientras yo hacía una pausa para cargar mi pipa, antes de contestar al capitán Good.
-Oí, y jamás he hecho mención de ello hasta hoy, que su hermano se dirigía a las minas de Salomón.
-¡Las minas de Salomón !- exclamaron a un tiempo mismo mis dos oyentes.-¿Dónde están esas minas?
-Lo ignoro; sí sé en donde se dice que están. Una vez vi los picos de las montañas que las rodean; pero un desierto de ciento treinta millas me separaba de ellas, y no sé que blanco alguno lo haya cruzado, excepto uno. Quizá lo mejor que puedo hacer, es contarle la leyenda de esas minas, tal como la conozco, dándome ustedes palabra de no revelar cosa alguna de lo que diga sin obtener mi consentimiento.
(Ridder Haggard, Las minas del rey Salomón)

she

 

—¡Mi pueblo!… No me hables más de mi pueblo me dijo vivamente —. ¡Esos esclavos no son mi pueblo!, no son más que perros que me obedecen hasta que llegue el día de mi redención, y en cuanto a sus costumbres; nada me importan… Tampoco me llames reina; hastiada estoy de títulos y de lisonjas; llámame Ayesha; este nombre me resuena dulcemente en el oído; es un eco del pasado…
(Henry Rider Haggard, Ella)

 

el-pueblo-de-la-niebla-henry-rider-haggard-ePGSeñor, escúcheme bien; sé que mi aspecto es pobre y miserable, pero si usted realizado que le pido, prometo darle una gran recompensa. Sí, le revelaré el secreto que he guardado celosamente toda la vida; le enseñaré donde están los tesoros ocultos de mi pueblo «Los Hijos de la Niebla».
Oyendo las últimas palabras, Leonardo, que había escuchado con atención el relato de Soa sin interrumpirla, levantó la cabeza mirándola fijamente y preguntándose si el dolor la hizo perder la razón.
-¿Estás en tu sano juicio, buena mujer? -le preguntó-. ¿No ves que estoy solo con un criado? Mis tres compañeros, de los que oíste hablar en el kraal, han muerto de fiebre; yo también me siento enfermo, y me pides que vaya a rescatar a tu ama del poder de los negreros, cuando ni siquiera sabes donde se encuentran. Ante todo, ¿quién me prueba que tu historia es verdadera?
(Henry Rider Haggard, El pueblo de la niebla)

rider6

 

 

2 comentarios en “Henry Rider Haggard

  1. emiliogilunjubilado

    He leído un par de novelas suyas, “Las minas del rey Salomón” y “El anillo de la reina de Saba” pero no recordaba para nada al autor, claro que en 1885 cuando publicó la primera debía de ser yo muy pequeño, ya que casi no me acuerdo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s