Libros (IV-V)

¿Sabe por qué libros como éste son tan importantes? Porque tienen calidad. Y, ¿qué significa la palabra calidad? Para mí, significa textura. Este libro tiene poros, tiene facciones. Este libro puede colocarse bajo el microscopio. A través de la lente encontraría vida, huellas del pasado en infinita profusión. Cuantos más poros, más detalles de la vida verídicamente registrados puede obtener de cada hoja de papel, cuanto más «literario» se vea. En todo caso, ésa es mi definición.
(Ray Bradbury, Fahrenheit 451)

IV

libros4

V

libros5

VI

 

 

Anuncios

Real Policía Montada del Canadá

rj marrion

R.J. Marrion, Jinete de la Policía Montada del Noroeste

La Royal Canadian Mounted Police (en francés Gendarmerie Royale du Canada) es una fuerza de policía nacional y federal canadiense, conocida popularmente como la Montada.
Fue formada en 1920 con la fusión de la Royal North-West Mounted Police (de 1873) con la Dominion Police (de 1868). Gran parte de la organización y los símbolos usados actualmente datan de los años de la North-West Mounted, incluidos su herencia paramilitar, su uniforme rojo y su leyenda como fuerza fronteriza. Esta fuerza fue creada cuando el Dominio del Canadá compró el territorio a la Compañía de la Bahía de Hudson y se hizo necesaria la creación de una fuerza montada para mantener la ley y el orden en ese territorio todavía indómito.
En un comienzo la unidad se llamaría North West Moiunted Rifles, pero la presencia de una fuerza armada en la frontera preocupó a los EE.UU. por lo que el nombre fue cambiado a North-West Mounted Police, quitándole su connotación militar.
En la cultura popular la Policía Montada tiene un aura romántica, pero la verdad es que tiene su lado poco glamoroso puesto que, al ser responsable de la seguridad del Canadá, también tuvo una labor antisubversiva, considerando peligrosos los movimientos como el Partido Comunista del Canadá, la comunidad china y los grupos nacionalistas ucranianos, por ejemplo. También actuó fuertemente en la trágica represión del Motín de Regina.

kingPero en la cultura popular ha prevalecido la aureola romántica, de la policía que mantenía el orden en la frontera, llevando la ley tanto a los nacientes poblados creados por la creciente expansión, como al territorio indio. Han contribuído a la imagen de la Montada tanto el cine como los comics, mostrándolos como estoicos, corteses, incorruptible y determinados, bajo su lema de “Maintiens le droit” (Defendiendo la ley) y el adagio “Siempre captura a su hombre”.

Son ejemplos en la cultura popular la novela de Ralph Connor El cabo Cameron de la North -West Mounted Police, las series de radio y televisión del Sargento Preston del Yukon y las tiras cómicas de King de la Policía Montada de la King Features Syndicate.

saskatchewan

 

El hombre, aún en silencio, se escabulló de la habitación. Una autoridad irresistible parecía provenir de las palabras que lo enviaron, y con razón, porque detrás de esa palabra estaba todo el peso del poderoso Imperio Británico. Fue la primera experiencia de Cameron con la Policía Mintada del Noroeste, el famoso cuerpo de jinetes de la frontera que, durante más de un cuarto de siglo, había cabalgado por los territorios del alejado territorio del noroeste, manteniendo intacta la Paz Británica en esos días tumultuosos de los pioneros. A la North West Mounted Police y su misión pionera se debe que Canadá nunca tuvo dentro de sus límites lo que se conoce como el Salvaje Oeste.
(Ralph Connor, El Cabo Cameron de la Policía Montada del Noroeste)

preston

 

Un día, un hombre delgado, joven y atlético, se alistó en Regina para el servicio en la Policía Montada del Noroeste. Al cabo de seis meses había conseguido destacarse en el servicio en el extremo norte, donde la caza del hombre era el emocionante juego de uno contra uno en un mundo vacío y silencioso. Y a nadie, ni siquiera a la muchacha de la carta perfumada de jacinto, se le hubiera ocurrido que el hombre que estaba en la lista oficialmente como “Soldado Phil Steele, de la N.W.M.P.,” era Philip Steele, millonario y aventurero caballero.
(James Oliver Curwood, Philip Steele de la Policía Montada del Noroeste)

 

“Pero, ¿cómo se gana la vida?”mountie
Bethune se encogió de hombros. “¿Quién puede decirlo? Yo sé con certeza que él nunca ha ganado un centavo en su supuesta prospección. Es cierto que se da una vuelta durante un par de meses en la primavera y el otoño, pero el trabajo de cuatro meses a cuarenta dólares mensuales apenas será suficiente para las necesidades anuales de un hombre “. Inconscientemente bajó la voz, y continuó: “Varios ganaderos se han quejado de perder caballos y sólo unos pocos días atrás, cerca de la línea, mi buen amigo el cabo Downey, de la Montada, me dijo que un número de caballos americanos, con las marcas hábilmente manipuladas, habían estado apareciendo en Canadá. Es una fea sospecha, y yo estoy haciendo ninguna acusación abierta, pero uno puede hacerse algunas preguntas”.
(James B. Hendriyx, La Muchacha de Oro)

North_West_Mounted_Police_Poster

 

En 1885, resentidos y confundidos, los mestizos, bajo la dirección de Louis Riel, se rebelaron contra el avance de una ley no deseada.
En esa hora, un puñado de duros jinetes con casacas rojas, la Policía Montada del Noroeste, se interpuso entre el destino de Canadá y la rebelión que se estaba encendiendo a lo largo de la frontera con los Estados Unidos.
(La Policía Montada del Canadá – Película de Cecil B. De Mille, 1940)

Edgar Rice Burroughs

El 1 de septiembre de 1875 nació en Chicago, Illinois, Edgar Rice Burroughs, prolífico escritor estadounidense, autor de una gran cantidad de novelas de aventuras que lo hicieron famoso en el mundo entero.

espadasSu obra puede dividirse en varios grupos dependiendo del ambiente en el que se desarrollan, así está el Ciclo de Barsoon, cuya acción tiene lugar en el planeta Marte siendo sus protagonistas John Carter y sus descendientes. Entre los títulos se encuentran “Una princesa de Marte”, “Los dioses de Marte”, “Thuvia, la doncella de Marte” y “Espadas de Marte”, por nombrar algunas.

A más de mil novecientas millas al este de las Ciudades Gemelas de Helium, aproximadamente 30 grados de latitud sur y 172 grados de longitud este, se encuentra Zodanga. Siempre ha sido un semillero de sedición desde el día en que conduje contra ella a las feroces hordas verdes de Thark, reduciéndola e incorporándola al Imperio de Helium.
En el interior de sus amenazadoras murallas viven muchos zodanganos, quienes no sienten ninguna lealtad hacia Helium, e, igualmente, se han ido reuniendo allí muchos descontentos de todo el gran imperio gobernado por Tardos Mors, Jeddak de Helium. A Zodanga han emigrado no pocos de los enemigos personales y políticos de la casa de Tardos Mors y de su yerno John Carter, príncipe de Helium. (Espadas de Marte)

La serie de Venus, formada por “Piratas de Venus”, “Perdido en Venus”, “Carson de Venus” y “Escape de Venus”, tiene como personaje central a Carson Napier, un personaje que vajando al planeta Marte va a parar a Venus, donde, entre otras cosas, debe dedicarse a la piratería.

Cuando Carson Napier salió de mi oficina para tomar un avión que lo llevase a la isla de Guadalupe, y luego partir conperdidos destino a Marte en la gigantesca nave espacial que había construido con tal objeto, yo estaba seguro de que nunca más lo volvería a ver. No dudaba de que sus grandemente desarrolladas facultades mentales, medio por el cual confiaba ponerse en contacto conmigo, me permitirían recibir una representación mental de su imagen y comunicarme con el; pero yo no esperaba recibir ningún mensaje después de que él hubiese hecho el primer disparo para poner en movimiento el cohete. Yo suponía que Carson Napier moriría pocos segundos después del comienzo de su insensato plan.
Pero lo que yo temía no llegó a realizarse. Durante todo el mes que duró su temerario viaje por el espacio estuve en comunicación con él; temblé cuando la atracción de la Luna desvió de su curso al gran cohete y lo envió en dirección al Sol; contuve el aliento cuando fue atrapado por la fuerza de gravedad de Venus, y me emocioné con sus primeras aventuras en ese misterioso planeta rodeado de nubes al que los seres humanos que lo habitan le han dado el nombre de Amtor.
(Perdidos en Venus)

Un mundo cuya ubicación geográfica está en el centro del planeta da vida a la serie de Pellucidar, bajo el concepto de la “tierra hueca”, que incluso posee un sol nterior y a la que acceden los protagonistas mediante una extraordinara máquina cavadora.

centroEn primer término les ruego que tengan presente que no abrigo esperanzas de que me crean esta historia. No se sorprenderían tampoco si hubieran presenciado una experiencia que tuve recientemente cuando, con la coraza de una ignorancia ingenua y estupenda, le narré alegremente a un Miembro de la Real Sociedad de Geología el meollo del asunto. Esto fue durante mi última visita a Londres.
Sin duda hubieran pensado que me descubrieron cometiendo un crimen no menos atroz que el de robar las Joyas de la Corona, o el de envenenar el café de Su Majestad el Rey.
El erudito caballero en quien deposité mi confianza se quedó helado antes que yo hubiera llegado a la mitad del relato, lo que lo salvó de salirse de sus casillas. Mis sueños de un Nombramiento Honorario, medallas de oro y un lugar en el Salón de Celebridades se desvanecieron en la fría aura de su reacción.
(Aventura en el centro de la Tierra)

La serie de Caspak pertenece al género de los “mundos perdidos”, “La tierra que el tiempo olvidó”, “Los pueblos que el tiempo olvidó” y “Más allá del abismtiempo olvidoo del tiempo”, narran las aventuras de un grupo que accede a un extraño mundo de clima tropical al que se accede navegando por entre las aguas antárticas.

Durante todo el viaje Billings había eludido tozudamente las preguntas acerca de como entraríamos a Caspak después de encontrar Caprona. El manuscrito de Bowen Tyler había dejado perfectamente en evidenca que la salida subterránea del río Caspakian era el único medio de entrada o salida al mundo crater más allá de los inexpugnables acantilados. La partida de Tyler había sido capaz de navegar por el canal debido a que su nave era un submarino, pero para el Toreador hubiera sdo más fácil navegar por encima de los acantilados que por debajo de ellos.
(Los pueblos que el tiempo olvidó)

Pero tal vez las novelas más famosas de este autor sea la serie de Tarzán, el hombre que es criado por una tribu de primates y que llega a convertirse en uno de ellos al principio y en defensor de la fauna y la población africana frente a los predadores humanos y los cazadores de esclavos.

tarzanCuando Tantor echó a andar al oír el disparo, Tarzán se incorporó y se sentó en el mismo instante en que el paquidermo pasaba por debajo de una rama baja, que golpeó al hombre mono en la cabeza y le hizo caer al suelo, donde quedó inconsciente.
Aterrado, Tantor sólo pensaba en escapar mientras corría hacia el norte, dejando a su paso árboles caídos y arbustos pisoteados. Quizá no sabía que su amigo yacía indefenso y herido, a merced del enemigo común, el hombre. Tantor no consideraba a Tarzán un tarmangani, pues el hombre blanco era sinónimo de incomodidad, dolor, irritación, mientras que para él, Tarzán de los Monos era sinónimo de compañía, paz, felicidad. De todas las bestias de la jungla, excepto las de su propia especie, sólo confraternizaba con Tarzán.
(Tarzán, señor de la jungla)

Menos conocidas son las novelas “The Moon Maid”, “The Mucker”, “Más allá de la estrella más lejana”, otras aventuras en la jungla como “Jungle Girl”, del Oeste como “El bandido del Recodo del Infierno” y un par de novelas históricas.

Las obras de Burroughs tuvieron legiones de ávidos lectores, y, aunque no todas han permanecido en las preferencias del público, es indudable que su personaje de Tarzán se conviertió en un fenómeno cultural que ha sobrevivido sin mayores problemas incluso al complicado siglo XXI.
Aunque Burroughs nunca se consideró a sí mismo como un escritor de ciencia ficción, el Science Fiction Hall of Fame lo incorporó en el año 2003.

Mirada

(Emile Vernon)

 

La Naturaleza se manifiesta, se imprime en nosotros,
obligando a nuestra juventud a sentir
la invencible pasión del amor.
Basta que recordemos nuestros días pasados
para recordar idénticos errores,
aunque entonces no lo fueran para nosotros…
Su mirada traiciona su sentimiento.

(William Shakespeare, A buen fin no hay mal principio)

(Francesca Strino)

No hubo entonces mujer cuyo corazón no se rindiera. Pues bien; yo os aseguro que no consiguieron de ella una sola mirada. Y ved, para ganarme a mi, esta mañana, sin ir más lejos, me han dado veinte ángeles. Pero yo me río de todos los ángeles del mundo cuando no son honradamente adquiridos, podéis creerme.
(William Shakespeare, Las alegres comadres de Windsor)

(Alexander Roslin)

¿Qué es lo que encuentro aquí? ¡El retrato de la bella Porcia!
¿Qué semidios ha sabido aproximarse tanto a la creación?
Estos ojos, ¿se mueven o parece que están en movimiento
porque dejan atónitas las miradas de los míos?

(William Shakespeare, El mercader de Venecia)

(Julio Romero de Torres)


He aquí aún un buen razonamiento, a fe mía. No, yo no quiero amar; ahorcado sea si amo, Seguro que no quiero enamorarme.
¡Ah, pero sus miradas! Por la luz que me alumbra, que sin estas  miradas, sin sus ojos, no la amaría. Bien; no hago sino mentir y desmentirme.

(William Shakespeare, Penas por amor perdidos)

(Rajasekharan Parameswaran)

Ha hablado. ¡Ah, sigue hablando,
ángel radiante, pues, en tu altura,
a la noche le das tanto esplendor
como el alado mensajero de los cielos ante los ojos en blanco y extasiados de mortales que alzan la mirada cuando cabalga sobre nube perezosa y surca el seno de los aires!

(William Shakespeare, Romeo y Julieta)

(Zinaida Yevgenyevna Serebriakova)

Ni la luna con su aéreo cendal de plata copia en la onda su mística triste hermosura, como tu rostro altivo, si se retrata en el húmedo espejo de mi amargura.
Perla que cae, refleja tu faz divina; y, al rodar, fulge en ella radiosamente la luz de esa mirada que me fascina, o el oro de tu tersa pálida frente.
(William Shakespeare, Trabajos de amor perdidos)

(Kyle Stuckey)


Amar es comprar desprecios con lamentos; miradas de desdén con suspiros de dolor; es cambiar por un instante de placer veinte noches de ansiedades y desvelos. Si se triunfa, cara cuesta la victoria. Si se nos engaña, sólo conservaremos desastres. ¿Qué queda, pues, del amor? Una tontería conseguida a fuerza de ingenio o un ingenio vencido por la tontería o la locura.
(William Shakespeare, Los dos hidalgos de Verona)

La reina de Saba

Edward Scolombe, La reina de Saba

La reina de Saba es un personaje que aparece en la Biblia y en el Corán. Se presume que el reino de Saba estaba, o en Etiopía o en Yemen, pero el nombre de la reina no es mencionado en ninguno de los dos libros. En cambio es llamada Makeda en el Kebra Nagast, libro semi histórico de los reyes etíopes, escrito 2.300 años después del episodio bíblico y en la tradición árabe-islámica la reina es llamada Belkis, pero ninguno de los nombres tiene más valor que el que le da la leyenda. También recogen las tradiciones orales el nombre de Nikaula.

Oyendo la reina de Sabá la fama que Salomón había alcanzado por el nombre de Jehová, vino a probarle con preguntas difíciles.
Y vino a Jerusalén con un séquito muy grande, con camellos cargados de especias, y oro en gran abundancia, y piedras preciosas; y cuando vino a Salomón, le expuso todo lo que en su corazón tenía.
Y Salomón le contestó todas sus preguntas, y nada hubo que el rey no le contestase.
Y cuando la reina de Sabá vio toda la sabiduría de Salomón, y la casa que había edificado, asimismo la comida de su mesa, las habitaciones de sus oficiales, el estado y los vestidos de los que le servían, sus maestresalas, y sus holocaustos que ofrecía en la casa de Jehová, se quedó asombrada.

. . .
Y dio ella al rey ciento veinte talentos de oro, y mucha especiería, y piedras preciosas; nunca vino tan gran cantidad de especias, como la reina de Sabá dio al rey Salomón.
La flota de Hiram que había traído el oro de Ofir, traía también de Ofir mucha madera de sándalo, y piedras preciosas.
. . .
Y el rey Salomón dio a la reina de Sabá todo lo que ella quiso, y todo lo que pidió, además de lo que Salomón le dio. Y ella se volvió, y se fue a su tierra con sus criados. 

(Biblia, 1 Reyes 10:1-13)

 

Ambrosius Franken, Salomón y la reina de Saba

Todo el resto es leyenda, los amores de Salomón y la reina de Saba, un hijo nacido de tal unión, su conversión religiosa, todo eso pertenece al reino de la imaginación, que ha sido usada por escritores y poetas durante siglos, porque nada se sabe de si era hermosa o no lo era, ni de su edad ni del color de su piel.
Además, del relato se desprende que la visita de la reina tiene fines comerciales, si el reino de Saba estaba, como parece, en el Yemen, las rutas marítimas del rey de Tiro al país de Ofir estarían amenazando el comercio terrestre desde Saba.
En el Corán la historia se cuenta de forma algo diferente, aunque la Biblia deje entrever que la reina le rinde cierta pleitesía a Salomón, lo que se refleja en el arte, en el Corán se deja ver que el reino de Saba era rico y poderoso, y su reina además, sabia y prudente.
Al parecer el episodio trata en realidad de un encuentro diplomático entre dos reyes ricos y poderosos, es decir que la reina de Saba se dirige a Salomón de igual a igual.

Jacobo Tintoretto, Salomón y la reina de Saba

La reina dijo a los magnates de su reino: Señores, acaba de serme entregada una carta ilustre.
Es de Salomón; he aquí su contenido: «En nombre del Dios clemente y misericordioso, No os levantéis contra mí; venid más bien a mí, abandonándoos por entero a Dios».
Señores, dijo la reina, aconsejadme en este asunto; no decidiré nada sin vuestro concurso.
Somos fuertes y temibles, respondieron; pero a tí te toca ver lo que tienes que mandarnos.
Cuando los reyes entran en una ciudad, dijo la reina, lo arrasan todo y hacen de sus más considerables ciudadanos los más miserables. Así es como obran. Enviaré regalos, y veré después lo que me contarán mis enviados.

(Corán, Sura XXVII)

James Watson Little, La reina de Saba

Se la reina de Saba, que atesoro;    
descansa en mis palacios solitarios.
Duerme. Yo incensarios Tus encenderé
y junto a mi unicornio cuerno de oro
tendran rosas y miel tus dromedarios.

(Rubén Darío, Divagación)

Tiepolo, Salomón y la reina de Saba

Cantó Salomón a Sheba,   Y besó su cara oscura, “Durante todo el día, desde el mediodía, hemos hablado en el mismo lugar.
Durante todo el día, desde el mediodía sin sombras, hemos ido dando vueltas y vueltas
en el estrecho tema del amor … “
Cantó Salomón a Sheba, Y besó sus árabes ojos, “No hay un hombre o una mujer
nacidos bajo el cielo, que hayan aprendido lo que nosotros dos”.

(William Butler Yeats, Salomón y Saba)

Edward John Poynter, La reina de Saba visita a Salomón

Sabá, que aunque no es su nombre, sino Nicaula Maqueda, por sus imperios así la suelen llamar, y ella lo permite, porque tanto de sus imperios se precia.
No te quiero numerar su majestad y grandeza, su poder y su valor, aunque decirte pudiera que son sus montes de oro,

(Calderón de la Barca, La sibila de Oriente)

Futuro imperfecto

n esas series largas, que se extienden por décadas, es natural que todo evolucione, cambian los dibujantes, avanza la tecnología, y así, a la par de la ciencia, las naves espaciales y los trajes necesarios para moverse fuera de la atmósfera van haciendo necesarios los cambios. Las aventuras de Buck Rogers, publicadas en forma de comic por primera vez en 1929, pero aun vigentes en el siglo XXI, pueden servir de ejemplo.
Las primeras naves se veían ingenuas,
y en muchos aspectos parecían
fuselajes de aviones, cabina incluida.

 

En esta imagen de 1930 la nave espacial
recuerda a un dirigible.

En 1935 se puede encontrar esta
algo estrafalaria nave muy artillada,
una especie de fortaleza volante espacial.






 



Pero esta nave tomó su diseño directamente del de un dirigible

 

Después del salto temporal debido a la Segunda Guerra Mundial, las naves son notoriamente modernizadas, y en el año 1947 se ven bastante más estilizadas, se nota la influencia que ejercieron las imágenes de los cohetes V-2 alemanes.

 

Lo mismo sucede con los trajes necesarios para las aventuras en el espacio exterior, es interesante ver como van cambiando en el tiempo, a medida que se va asomando en el horizonte la era espacial.

Pero algo interesante es la pistola al cinto, aun en el espacio abierto, ¿es que el hombre tiene que ver amenazas en todas partes? Bueno, ya hemos visto como en las películas se dispara primero y se pregunta después.


      

 

También se observan algunos retrocesos, en esta imagen, realizada en el siglo XXI, los personajes usan unas botas bastante anticuadas y seguramente poco aptas para el vacío.






En 1958 ya se puede decir que se ha iniciado la Era Espacial, el Sputnik se lanzó en 1957, por lo que los cohetes de los Comics también muestran el avance tecnológico, se ven más modernos.




Los dibujos tienen que tomar un aspecto más técnico, más creíble, después de todo los lectores ven todos los días fotografías de cohetes y satélites, existentes o en proyecto, y no se conforman con dibujos simples de pura imaginación.



 

De todos modos, aunque la ciencia avanza, hay cosas que no lo hacen, aunque el futuro ya está aquí, nadie puede sacarse de la cabeza que las naves, por espaciales que sean, siguen siendo naves. Las velas vayan y pasen, ¿pero la Jolly Roger?






    
Arriba el Auto-cohete
Abajo el Scooter volador


Pero no solo de cohetes y trajes se trata, en las aventuras de Buck Rogers se encontraban algunos elementos tecnológicos muy interesantes. Los vehículos de transporte personal, algunos bastante peculiares, como uno que llevaba a dos pasajeros o uno que sigue siendo pensado, pero que se ve cercano, el scooter volador.

  
Gyro
















 

Un extraño vehículo, y que se ve tecnicamente inviable es el Gyro, con una gran hélice, aletas para dirigirlo y una extraordinaria galería abierta.
  

Hay un aparato que siempre acompañó a Buck Rogers, y es el propulsor dorsal, que permite volar no solo en la atmósfera sino también moverse en el espacio.

 
La vestimenta merece algunas observaciones, usar faldas para volar era común, aunque deben ser algo incómodas y muy discutibles desde el punto de vista del decoro.  Además, en una de las imágenes vemos a una Wilma descalza, y en la otra usar tacos, ¿cual es el problema con el calzado?

Es interesante pasear por el mundo del futuro visto desde el pasado, algunas cosas ya existen, los cohetes, por ejemplo, los trajes espaciales también. El propulsor dorsal también es una realidad, pero artefactos como el Gyro no creo que los veamos jamás (¿y el auto aéreo?).

Reinas, Princesas y Doncellas

Se entiende normalmente que los cuentos de hadas son para un público infantil, y que sus historias de reyes y reinas, príncipes y princesas son más bien para el disfrute de la mitad femenina de este mundo.

Pero, aunque algunos no lo verán así, también existen cuentos de hadas destinados al público masculino, pero encubiertos en la forma de comics.

Porque si los cuentos de hadas están hechos para soñar, los comics también cumplen con ese propósito, porque soñar con sus atractivas reinas, princesas y doncellas por rescatar, en realidad no cuesta nada, y fuimos muchos los que nos pasamos parte de la infancia (y algo más allá) viajando por el universo en compañía de nuestros héroes favoritos.

Uno de estos héroes es Flash Gordon, personaje que ha logrado permanecer en el tiempo y que si fue muy famoso en sus tiempos, cuenta todavía con un gran número de aficionados.

El planeta Mongo, donde se desarrollan las primeras historias de este personaje, está poblado por seres claramente humanos, aunque algunos ha evolucionado en direcciones diferentes, como los hombres-león, los hombres-halcón, los hombres-mono, los hombres-lagarto o con seres humanos que pueden respirar en el agua aunque no han desarrollado adaptaciones adicionales a la vida marina y otros que parecen adaptados a la vida marina pero necesitan respirar oxígeno atmosférico.

Y, a pesar de que el personaje de Flash Gordon es tipicamente estadounidense, es decir de un país que se supone muy democrático, todos los pueblos del planeta tienen gobiernos autocráticos y son gobernados por reyes y reinas, príncipes y princesas. 

El planeta entero es considerado un Imperio por su gobernante, Ming el Cruel, aunque el dominio era en algunos casos bastante relativo (hasta la llegada de Flash Gordon, que da comienzo al fin al Imperio).

Pero lo que es curioso, varios de los reinos existentes son gobernados, muchas veces férreamente, por mujeres.  

En el helado norte, el reino de Frigia pertenece a la reina Fria, una rubia de inconfundible aspecto nórdico, que a pesar de casarse con Ronal, un oficial de su ejército, sigue teniendo el poder.

Reina Fria

  

En un continente que tiene dos regiones, una región selvática y otra desértica, está ubicado el Reino de Tropica, cuya población vive en la región fértil y en medio de una exuberante vegetación. Su reina es la pelirroja Desira, quien en algún momento de la historia pierde el trono para después recuperarlo con la ayuda de Flash Gordon.

Reina Desira

 

Otro reino, algo más oscuro y misterioso, es el de la Reina Bruja Azura, que domina el país de los hombres azules, Ming trató alguna vez de conquistar su territorio pero fracasó debido a los extraños poderes de la reina, que parecen desafiar toda ciencia conocida.Este reino no está basado en la tecnología sino en la magia, aunque nunca se sepa como funciona exactamente.

 

Reina Azura

Diferente es el Reino Submarino de Coralia, gobernado por Undina. Los habitantes de este reino no pueden respirar el aire de la superficie, están adaptados para respirar en el agua, pero no presentan ningún signo exterior de su adaptación a la vida subacuática. Cuentan con la tecnología que les permite adaptar a los respiradores de aire a la vida submarina (y viceversa). 

Reina Undina

 

En otras aventuras, de las tan numerosas en las que participa Flash Gordon, sigue apareciendo un buen número de personajes femeninos, con diferentes grados de poder y variable cantidad de cualidades y defectos. Por ejemplo, en Valkr gobierna con mano dura la violenta reina Valkir. En este reino gobernado por mujeres los hombres son mantenidos en estado de sumisión.

Reina Valkir

El reino de Forestia es gobernado por la reina Tigra, una mujer agresiva y algo cruel que mantiene a su lado a Cugar, su príncipe consorte, que tiene poca o ninguna ingerencia en el gobierno.

Reina Tigra de Forestia 

Santaya es la reina de la secreta ciudad de Azcar, en la que las mujeres son amazonas y mantienen a los hombres en un abyecto estado de esclavitud

Reina Santaya

Pero no solo hay reinas, también existe una  buena cantidad de princesas, que pueden o no ejercer algún poder ya sea directa o indirectamente.

En un continente inexplorado se encuentra Marvela, gobernada por el extraño Ardo, quien se dedica a complicados experimentos biológicos. La princesa Lura es supuestamente su hermana, pero al final resulta ser una incógnita princesa de un reino vecino…

Princesa Lura

 

 

En el límite de las Montañas Heladas existe una tierra oculta, de vegetación frondosa y que alberga aves de gran tamaño, es el Reino de las Aves, cuya soberana es la Reina Ala.

 

Ala, Reina del País de las Aves

 

Lita es la princesa de un reino que logra subsistir mediante el expediente de ocultarse de Ming, aunque eso no lo libra de mantener una guerra con sus vecinos, los hombres-mono. Su papel es más bien decorativo y no se ve que tenga algún poder salvo el que le dan sus encantos femeninos.

Lita

Pero un lugar especial en la historia lo ocupa la Princesa Aura, hija de Ming el cruel, supremo gobernante del planeta Mongo y aspirante a dominar el Universo.

La princesa Aura, quien no recibe mucho cariño de su padre, se rebela contra él, Flash Gordon tiene mucho que ver en eso, y termina casándose con el príncipe Barin, gobernante de Arboria, una región de vegetación exuberante. De ese modo se convierte en reina consorte, y políticamente enemiga de su padre.

En un principio la princesa Aura tiene el aspecto físico que corresponde a la raza de Ming, claramente mongólica. Pero después, durante la evolución de la historieta, y por algún problema tal vez político, va teniendo en la visión de los dibujantes un aspecto caucásico. También su vestimenta evoluciona con el tiempo.

La Princesa Aura en diferentes etapas de su vida
 

Rena es la hermana de Ergon, el jefe de los Power Men de Mongo, una especie de casta que maneja la energía, no tiene estatus de princesa, pero muchas veces actúa como una de ellas. 

Rena
  

La muy seductora Sonja es la hermana del conde Bulok ¿la convertirá eso en condesa?

Sonja

 

 

Lura es una mujer-halcón, hija de Hanak, un hombre-halcón, personaje de la corte de Vultán. Es poco y nada lo que se sabe de ella y tiene poca importancia en la historia. Su figura es gracil, tal vez demasiado para tener que soportar sus alas.

Lura

Pero Flash Gordon no solo visita el planeta Mongo, también vive aventuras en otros extraños lugares, como por ejemplo la mítica Atlántida, o en más de un extraño planeta desconocido.

Es en la Atlántida donde Flash se encuentra con la princesa Danitra, cuyo sueño es visitar el mundo de la superficie.

Princesa Danitra

 

Cuando resulta que Flash es arrastrado a un planeta extraño se encuentra con una mujer, Circea, quien tiene algún parecido con la mítica Circe, por lo menos en que es muy peligrosa.

Circea

Algunos personajes se salen de lo común, Ellta, una especie de embajadora del Consejo de Dhreen, tiene un botánico color verde, lo que no impide que, de todas maneras, tenga una figura atractiva. 

Ellta

Por lo general, sea cual sea el clima en que viven, la vestimenta de reinas, princesas y personajes femeninos en general, es bastante reveladora, lo que en más de una ocasión puso a trabajar a los censores, y se puede notar también que todas corresponden a un modelo físico estándar, aunque pueden ser trigueñas, rubias pelirrojas o morenas, sin mayor problema.

En los dibujos antiguos los personajes femeninos tenían una figura digamos común, pero en los más modernos, y de acuerdo con la moda, tienden a ser más exuberantes anatómicamente hablando y a vestir ropajes reducidos a veces a la mínima expresión, pero eso no compete a esta más bien nostálgica entrada.

La Cenicienta

Uno de los más famosos cuentos de Charles Perrault (12 de enero de 1628 – 16 de mayo de 1703) es el de La Cenicienta. Pero se sabe que Perrault no es el autor, solo lo recogió de la tradición oral francesa, del mismo modo que los hermanos Grimm recogieron su versión de la tradición oral alemana.

Pero el cuento es más antiguo de lo que parece, puesto que una historia similar se encuentra en la antigüedad egipcia. Después se encuentran versiones griegas, y así hasta llegar al tiempo actual.
Pero, paralelamente existieron versiones chinas y vietnamitas, a la que hay que agregar un cuento del pueblo Abenaki (indios algonquinos del Canadá), aunque no se sabe si procede de antes de la llegada de los europeos o si se trata de un aporte de estos últimos.

Pequeños trozos de los diferentes cuentos están ilustrados por varias pinturas que representan al personaje de la Cenicienta en su vida de tribulaciones:

Hace mucho tiempo, en el antiguo país de Egipto, allí donde el agua verde del Nilo se entrega al agua azul del Mediterráneo, vivía una muchacha que había nacido en Grecia, pero había sido raptada por unos piratas y llevada a Egipto, y allí había sido vendida como esclava. Su amo había resultado ser un buen hombre, ya viejo, que pasaba la mayor parte del tiempo durmiendo a la sombra de un árbol. Por eso no se enteraba de que las otras muchachas de la casa, todas libres pero siervas, hacían mofa y befa de la extranjera porque era distinta. Ellas tenían el cabello liso y negro, y el de la otra era rubio y rizado. Ellas tenían ojos castaños, y la otra tenía ojos verdes. La piel de ellas tenía el fulgor del cobre, pero la otra era de piel pálida, que quemaba el sol con rapidez, y por eso la llamaron Mejillas Rosa. Además, le hacían trabajar mucho y la reñían todo el día: “Vé al río a lavar”, “Arréglame la ropa”, “Saca a los gansos del jardín”, “Haz el pan”…  

(Cuento del Antiguo Egipto, La historia de Ródope)

Se cuenta de ella la siguiente historia: estando tomando un baño, un águila arrebató una de sus sandalias a la sirviente que se las tenía y la llevó hasta Menfis. Allí, el rey estaba administrando justicia al aire libre, y el águila, cerniéndose sobre la cabeza del monarca, le dejó caer la sandalia en el regazo. El rey, conmovido por lo extraño del fenómeno y por la hermosura de la sandalia, mandó buscar por todo el país a la muchacha que la había calzado. Cuando fue hallada en Naucratis, fue llevada a Menfis, y el rey la hizo su esposa.
(Estrabón, Historia de Ródope)

Wu tiene dos esposas, y una hija con cada una de ellas. Una de sus esposas fallece, y su hermosa y buena hija queda en manos de la madrastra, cuya hija no es tan hermosa como la huérfana, a la que obliga la madrastra a hacer todas las tareas de la casa, de tal modo que la muchacha se convierte en sierva en su propio hogar. La obligan a calzar zapatos muy pequeños para que sufra más aún mientras se encarga de las peores tareas. Al quedársele así los pies pequeños, recibirá el apodo de Yeh Shen, que significa Pies de Loto.
(Cuento chino de la Dinastía T’ang, Pies de Loto)

  
Por la noche, la madrastra le daba una estera rota y una sábana hecha jirones. La niña tenía que fregarel suelo, cortar la leña, dar de comer a los animales, hacer la comida, lavar los platos y muchas cosas más. Le salían en la manos unas ampollas enormes, pero no se quejaba. La madrastra la mandaba al bosque a buscar leña esperando que las alimañas dieran cuenta de ella, y a buscar agua a sitios muy peligrosos para que se ahogase algún día.

La pobre Arroz Partido trabajaba y trabajaba, y se le pusieron la piel renegrida y el pelo enredado. A veces, al verse reflejada en el agua, se asustaba de lo fea y lo oscura que era, y se lavaba y se peinaba con los dedos, y entonces sí que se veía guapa. 
 Cuento vietnamita, La historia de Arroz Partido)

A Cenicienta se le aparece su hada madrina. Cenicienta le pide ayuda y el hada, haciendo uso de la varita mágica, convierte una calabaza en una carroza dorada. Luego, los ratones, las ratas y las lagartijas de una trampa son convertidos, también por arte de magia, en lacayos, cocheros y caballos tordos. El hada roza con la varita mágica a Cenicienta, y entonces la ropa sucia y estropeada que lleva la muchacha se convierte en un vestido precioso de princesa. El hada madrina le regala además unos zapatos de cristal a Cenicienta para que los lleve al baile, pero le dice que tiene que volver antes de la media noche, porque si no, se romperá el hechizo.
(Charles Perrault, La Cenicienta)

Hace mucho tiempo una joven doncella y sus padres tenian una hermosa vida, al poco tiempo su madre enferma y muere ellos deciden enterrarla en una tumba que esta en una fuente. Estaban tan devastados, que todos los dias iban a llorar en donde su tumba.
Tiempo después, el hombre se casa con una mujer que tiene dos hijas de rostro muy hermoso y corazón muy duro y cruel. Vienen entonces muy malos tiempos para la pobre huérfana: la madrastra y las hermanastras le quitan los vestidos y le mandan ocuparse de la limpieza del hogar, por lo que la pobre muchacha pasa a ser prácticamente una sierva que vive llena de polvo y cenizas, así que se dirigen y se refieren a ella llamándole Cenicienta.
(Hermanos Grimm, La Cenicienta)

A la menor de tres hermanas alfareras se le asigna la tarea de cuidar del fuego, y, de tanto acercarse a la llama para avivarla, acaba por tener la cara llena de quemaduras, por quedarle muy poco pelo y por llevar siempre la ropa tiznada de hollín y de ceniza.
Un joven busca una amada, y se dice de él que es muy hermoso, pero es invisible. Su hermana, que hasta ahora es la única capaz de verlo, va anunciando por los poblados que el joven se casará con la muchacha cuya mirada también alcance a distinguirlo.
Las dos hermanastras de la cuidadora del fuego, mayores que ella, fingen haber visto pasar al príncipe en una barca que todo el mundo ha visto sin ocupante, y en seguida son desenmascaradas.
Con una ropa hecha de corteza de abedul, la cuidadora del fuego se acerca y alcanza a verlo. La hermana del joven entrega un peine a la muchacha y le dice que lo use. La hasta entonces desventurada ya está calva, pero al pasarse el peine por la cabeza, le vuelve a crecer el pelo y se le quitan las quemaduras de la cara. La muchacha y el joven se casan, y vivirán felices con la hermana de él.
(Cuento de los indios Abenaki)

Pescadores

fishermen hauling nets at sea george haquette
George Harquette, Pescadores sacando las redes

Era un trabajo como para romper todos los huesos de la espalda, pues en un bote el agua aguanta el peso del pescado hasta el último momento, por lo que, por decirlo así, el pescador se encuentra frente a él. Pero los pocos pies de altura de las amuras de la goleta lo convierten en un peso muerto que hay que levantar. Por otra parte, la continua inclinación sobre la borda producía calambres en el estómago. Pero era un deporte excitante y furioso, mientras duró: un gran montón de pescado yacía sobre cubierta cuando los peces dejaron de morder el anzuelo.
(Rudyard Kipling, Capitanes intrépidos)

homer_winslow_the_fog_warning
Homer Winslow, Advertencia de niebla
El sol se levantó tenuemente del mar y el viejo pudo ver los otros botes, bajitos en el agua, y bien hacia la costa, desplegados a través de la corriente. El sol se tornó más brillante y su resplandor cayó sobre el agua; luego, al levantarse más en el cielo, el plano mar lo hizo rebotar contra los ojos del viejo, hasta causarle daño; y siguió remando sin mirarlo. Miraba al agua y vigilaba los sedales que se sumergían verticalmente en la tiniebla del agua. Los mantenía más rectos que nadie, de manera que a cada nivel en la tiniebla de la corriente hubiera un cebo esperando exactamente donde él quería que estuviera por cualquier pez que pasara por allí. Otros los dejaban correr a la deriva con la corriente y a veces estaban a sesenta brazas cuando los pescadores creían que estaban a cien.
   (Ernest Hemingway, El viejo y el mar) 


cornish fisherman at sea robert reid
Robert Red, Pescadores cornualleses en el mar

Son hombres de la bahía a tiempo completo – hay apenas un centenar a la izquierda del South Fork – también debían ser barqueros competentes, hombres netos, carpinteros y mecánicos, y la mayoría podría hacer buen dinero comerciando, pero valoran la independencia por sobre la seguridad, prefiriendo trabajar en su propio horario, responsable sólo ante sus propias familias. Defensores de su libertad hasta el extremo de la terquedad, deseando sólo que los dejen solos, nunca han pedido y nunca han recibido subvenciones directas de la ciudad o del condado, estatal o federal.
(Peter Mathiessen, La vida de los hombres)

Georges_Jean_Marie_Haquette
George Haquette, Pescador

Todas las tardes el joven Pescador se internaba en el mar, y arrojaba sus redes al agua. Cuando el viento soplaba desde tierra, no lograba pescar nada, porque era un viento malévolo de alas negras, y las olas se levantaban empinándose a su encuentro. Pero en cambio, cuando soplaba el viento en dirección a la costa, los peces subían desde las verdes honduras y se metían nadando entre las mallas de la red y el joven Pescador los llevaba al mercado para venderlos. Todas las tardes el joven Pescador se internaba en el mar. Un día, al recoger su red, la sintió tan pesada que no podía izarla hasta la barca. Riendo, se dijo: —O bien he atrapado todos los peces del mar, o bien es algún monstruo torpe que asombrará a los hombres, o acaso será algo espantoso que la gran Reina tendrá deseos de contemplar.
Oscar Wilde, El pescador y su alma.

Charles Henry Gifford - Handling nets
Charles Henry Gifford, Tomando las redes

Para colocar una de esas redes hacen falta dos pescadores; uno que rema en el bote mientras que el otro, de pie a popa, va echando cuidadosamente la red. Cuando está extendida, cubriendo todo el ancho del río, los marineros amarran el bote a un extremo de la red y se dejan ir a la deriva con ella.
Al irnos acercando a la flota no observamos la actividad nerviosa que nuestra aparición solía provocar. Por el contrario, cada bote seguía tranquilamente amarrado a su red, y los pescadores no nos prestaban la más mínima atención.
Pero no siguió siendo así mucho tiempo, porque al irnos acercando a la red más próxima, los hombres a quienes pertenecía soltaron su bote y fueron remando lentamente hacia tierra. 
El resto de los botes no dio la menor señal de intranquilidad.
(Jack London, Siete cuentos de la Patrulla Pesquera)

Nuevo Año

Wilson Zambrana Delgado, Nuevo día

No me gusta mucho eso de los propósitos para el Año Nuevo. ¿Por qué hacer una lista de lo que se supone se hará dentro de un año? ¿Por qué esperar a que cambie un número en el calendario, para decidir hacer algo que puede hacerse cada día?. Lo más común es que los propósitos pensados el día 31 de diciembre sean olvidados el 1° de enero.
¿Por qué las personas no celebran la llegada de un nuevo día?, ¡Feliz Nuevo Día!, sin importar si hay sol, está nublado o llueve, es un nuevo día que se nos ha regalado, para vivirlo, no para que reneguemos de él (¡otro día más! ¡de nuevo al trabajo!). Es verdad que los afanes diarios pueden hacerse pesados, pero ¿cómo se hacen más llevaderos, refunfuñando o sonriendo?. Es mejor recibir cada día con ánimo positivo, con alegría, tal como acostumbramos recibir un nuevo año, y también con propósitos, pero no de esos enormes, de difícil cumplimiento, sino de esos fáciles, tan fáciles que los olvidamos, como saludar al portero, sonreir a la cajera del supermercado, no clamar al cielo porque el semáforo tarda mucho ni despotricar contra el gobierno. En suma, vivir cada día como nos hemos propuesto vivir el nuevo año, felices de haberlo recibido, porque así como una casa se construye con ladrillos, un año se construye con los días ¿y cómo podremos construir un año luminoso si usamos días grises?. En suma, es mejor tratar de vivir cada día como nos hemos propuesto vivir el nuevo año, pero con un sólo propósito, el de ser felices de haberlo recibido, porque cada mañana en que despertamos es eso lo que tenemos ante nosotros, un nuevo día, para ser vivido.