Día Mundial del elefante

karl bang

Karl Bang

El 12 de agosto es el Día Mundial del Elefante. Concebido en el 2011, fue lanzado el 12 de agosto del 2012 por Patricia Sims y la Elephant Reintroduction Foundation. Este día está dedicado a la preservación y la protección de los elefantes del mundo.

Además de la presión ejercida por la caza ilegal, se estima que los elefantes han perdido entre el 30 y el 40% de su hábitat, dificultando su reproducción y supervivencia.

 

peter-smart-pretty-lady-and-her-elephant-bluethumb-b618

Peter Smart

Qué te ha pasado? –le preguntó apresuradamente Kammamuri.
¡Son ustedes! –exclamó el bengalí anheloso. – ¡Ahí…. qué miedo…!
– ¿Pero qué es lo que viste?
–Un elefante.
– ¡Un elefante! –exclamaron los dos indios. – ¿Un elefante aquí?
–Sí, era un elefante enorme, con una trompa monstruosa y dos colmillos larguísimos. (Emilio Salgari, Los misterios de la Jungla Negra)

kyoko yamaji baby elephant

Kioko Yamaji

 

 

Se hizo amigo de Tantor, el elefante. ¿Cómo? No lo pregunten. Pero todos los habitantes de la jungla sabían que, en muchas noches de luna, Tarzán de los Monos y Tantor, el elefante, paseaban juntos y, cuando el camino estaba despejado, Tarzán cabalgaba sobre los formidables lomos de Tantor.
(Edgard Rice Burroughs, Tarzán)

 

 

african-american-art-african-woman-artEstalló la risa, porque lo de «ver bailar a los elefantes» es un dicho cómico muy antiguo que significa nunca. En lo más profundo de los bosques hay grandes claros lla mados salas de baile de los elefantes, pero eso es lo único que se sabe sobre sus danzas. Y aún más, esos lugares se han descubierto por pura casualidad, y todavía nadie ha visto bailar a los elefantes. Cuando un cornac se vanagloria de su habilidad y de su valor, los otros le preguntan: «¿Cuándo has visto tú bailar a los elefantes?».
(Rudyard Kipling, El libro de la selva)

elephantQuiso hacerle a la reina un regalo, única manera segura de granjearse la buena voluntad de un enemigo, según las ideas orientales. Este regalo no sólo debía ser real, sino magníficamente real. Siendo así… ¿qué presente más adecuado que un elefante blanco? Mi situación en la administración pública hindú era tal que se me consideró especialmente digno del honor de entregarle el obsequio a Su Majestad. Se equipó un barco para mí y mi servidumbre y los oficiales y subalternos encargados del elefante y llegué al puerto de Nueva York y alojé mi regia carga en unos soberbios aposentos de Jersey.
(Mark Twain, El robo del elefante blanco)

elephant2

 

Señor, me parece que he hallado un medio de transporte.¿Cuál?
¡Un elefante! ¡Un elefante que pertenece a un indio que vive a cien pasos de aquí!
Vamos a ver el elefante respondió mister Fogg.
Cinco minutos después, Phileas Fogg, sir Francis Cromarty y Picaporte llegaban cerca, de una choza adherida a una cerca formada por altas empalizadas. En la choza habia un indio, y en la cerca, un elefante. El indio introdujo a mister Fogg y a sus dos compañeros en la cerca.
(Julio Verne, La vuelta al mundo en 80 días)

elephan3

En cuanto se disipó la humareda del pebetero, he aquí que se alzó un torbellino de polvo que iba acercándose, y tras él apareció, montado en un elefante blanco, el jeique Abd Al-Kaddús. Y se apeó de su elefante, y dijo a la mayor de las hermanas y a las princesas, hijas de su hermano: “¡Heme aquí! ¿A qué se debe que haya llegado a mi olfato el olor del perfume? ¿En qué puedo serte útil, hija mía?” Y la joven se colgó de su cuello y le besó la mano, y contestó: “¡Oh mi tío querido! Ya hace más de un año que no venías a vernos, y tu ausencia nos inquietaba y nos atormentaba. ¡Por eso he quemado el perfume, para verte y quedarme
(Las mil y una noches)

pamela zagarenski lady&elephant

Pamela Zagarenski

Por fin, los enviados eran introducidos en la cámara del diván, con sus columnas de oro, aunque no antes de que hubiesen sido deslumbrados por una exhibición en el patio de los jenízaros, en el cual se veían elefantes con dorados colmillos y la magnífica procesión de los visires y sus cortejos. Deslumbrados y maravillados por estos esplendores, se encontraban luego inclinándose ante el sultán; un sultán sentado en un trono incrustado de perlas.  (Mika Waltari, El aventurero)

Anuncios

Junco

Ming_junk

Un Junco es un barco a vela chino cuya historia se remonta al siglo II d.C.
Pueden variar mucho dependiendo del uso al que esté destinado: oceánico, de carga, de guerra, de placer o de vivienda, pero todos usan el mismo tipo de vela envarillada.
Aunque su aspecto hace dudar, hay quienes lo consideran un diseño muy eficiente, con buen comportamiento tanto en alta mar como en aguas fluviales. A pesar de que su número disminuye, todavía se le encuentra con frecuencia en aguas chinas.

jeff-cole-junk-pic

(Jeff Cole)

“Su encuentro con el primer junco chino, velero singular, pesado, incómodo, pero preferido por los hijos del celeste imperio, el “Garona” lo hizo frente a la isla de Mac, importante colonia perteneciente a Portugal. Su proa es demasiado elevada y muy ancha, rica en incrustaciones y dorados; la popa, igualmente alta, sostiene una especie de plataforma adornada de gallardetes de la que sale un mástil que lleva adherida una gran vela latina de mimbre entrecruzado; otro mástil surge del centro de la nave, y el timón, de grandes dimensiones, está coronado con una cabeza de dragón.”
(Emilio Salgari, Los aventureros del mar)

junco eduard-seago

(Eduard Seago)

“¡Qué de barcos de toda especie subían y bajaban por él! Juncos de guerra con su batería de barbeta, cuyo techo formaba una curva muy cóncava de popa a proa, manejados
por dos filas de remotos o por paletas movidas por mano de hombre; juncos de aduanas de dos palos con velas de chalupa puestas en tensión por palos transversales y adornados en la popa y en la proa de cabezas o de colas de fantásticas quimeras; juncos de comercio de gran cabida, anchos cascos que, cargados de lo más precioso del Celeste Imperio, no temían arrostrar los tifones de los mares inmediatos”
(Julio Verne, Las tribulaciones de un chino en China)

junco chung chee kit

(Chung Chee Kit)

“Todos los dioses dan testimonio de la mala suerte que estoy teniendo esta noche”, dijo “Cuatro dedos” Wu y escupió en la cubierta. Estaba en popa, sobre la popa alta de su junco oceánico que estaba amarrado a uno de los grandes grupos de barcos que se extendían sobre el puerto de Aberdeen en la costa sur de la isla de Hong Kong. La noche era cálida y húmeda y él estaba jugando mah-jong con tres de sus amigos. Eran viejos y desgastados por el clima como él, todos capitanes de los juncos de que eran dueños. Aun así, navegavan en su flota y le obedecían. Su nombre realal era Wu Sang Fang. Era un pescador bajo y analfabeto, con pocos dientes y sin pulgar en la mano izquierda. Su junco era viejo, maltratado y sucio. Era el jefe de la flota marítima Wu, capitán de la flota, y su bandera, el Loto plateado, ondeaba en los cuatro mares.”
(James Clavell, La Casa Noble)

junco radlinski

(Radinski)

“El buque de guerra les había remolcado hasta el puerto más próximo, no hasta el cuartel general de la colonia, y cuando el señor Wardrop vio el triste puertecillo, con su desordenada línea de juncos chinos, un remolcador que era de locos, y el cobertizo para la reparación de buques, que bajo la responsabilidad de un filosófico malayo pretendía ser unos astilleros, suspiró y sacudió la cabeza.”
(Rudyard Kipling, El diablo y la mar profunda)

Junk painting“Grace vio un río plácido, juncos navegando lentamente por sus aguas de suave corriente, juncos para el transporte de mercancías y juncos para pescar. ¡Ah, y aquéllas, sin duda, debían ser las cooperativas! No granjeros particulares empujando un arado tras un lento búfalo, sino grupos de unos veinte hombres y mujeres trabajando juntos en un ancho campo.”
(Pearl S. Buck, Las tres hijas de madame Liang)

Champaña

Imagen relacionada

El 4 de agosto de 1693 es la fecha tradicional para la invención del champaña por el monje Dom Pérignon de la abadía benedictina de Hautvillers, aunque la verdad es que hay registros que indican que un vino con burbujas fue inventado por los monjes benedictinos en la Abadía de Saint-Hilaire en 1531.

El champaña (o champán) es un tipo de vino espumante elaborado en la región de Champagne en Francia. Aunque su denominación es exclusiva para el vino producido en dicha región, es común que se llame champán, ilegalmente, a los vinos espumantes producidos en otras partes del mundo.

El consumo del champaña se asocia, inseparablemente, a la diversión y las grandes celebraciones.

Resultado de imagen para champagne lady watercolor

 

 

Y he aquí que entre el asado y los postres traen champaña seguido de un batallón de copas altas y delgadas, parecidas a tu talle, Zizi, cristal de mi alma, objeto de mis versos inocentes, atrayente cáliz de amor, tú, la que tantas veces me embriagaste.
Libre del corcho húmedo, se dispara ruidosamente la botella, y el vino burbujea.
(Alexandr Pushkin, Eugene Onegin)

 

Imagen relacionada

Los ojos insistentes y sombríos estaban ya ante Margarita.
—Me siento feliz, señora reina, de haber sido invitada al Gran Baile del Plenilunio de Primavera.
—Me alegro de verla —contestó Margarita—, me alegro mucho. ¿Le gusta el champaña?
—Pero ¿qué hace, majestad? —gritó Koróviev con voz desesperada, pero apenas audible—. ¡Se va a formar un atasco!
—Me gusta… —dijo la mujer con voz suplicante, y de pronto empezó a repetir—: ¡Frida, Frida, Frida! ¡Me llamo Frida, oh, señora!
(Mijail Bulgakov, El maestro y Margarita)

Resultado de imagen para champagne lady watercolor

 

 

 

Encontré al conde Greffi en el billar. Se estaba entrenando, frágil bajo la luz que inundaba el tapete. Sobre una mesa de juego, un poco en la sombra, había un cubo de plata con hielo. Los cuellos y tapones de dos botellas de champaña salían por encima del hielo. Cuando me acerqué al billar, el conde Greffi se enderezó y vino hacia mí. Me tendió la mano.
(Ernest Hemingway, Adiós a las armas)

champaña

 

 

 

Pero no es gourmet: en sus restaurantes no se encuentran, por regla general, ni cocineros ni precios franceses. Prefiere su cerveza o su barato vino blanco a los más costosos claretes y champañas
(Jerome K. Jerome, Tres ingleses en Alemania)

 

 

Resultado de imagen para champagne vintage advertising

 

 

Consiguió enfurecerme, y le dije que Julieta llevaba muerta cientos de años y que su cuerpo yacía en Verona, en una tumba de mármol. Por la mirada de asombro que me lanzó, creo que tuvo la impresión de que había bebido demasiado champán o algo parecido.
-No me sorprende.
(Oscar Wilde, El retrato de Dorian Grey)

 

Resultado de imagen para champagne vintage advertising

 

 

Golgonszky sacó una pitillera del bolsillo, y actuando hábilmente sobre el resorte de la cajita de oro, ofreció un cigarrillo a Miett.
Ésta lo aceptó y alargando una mano hacia una copa, se humedeció los labios con el champaña que un criado había venido a ofrecerles. Luego se parapetó de nuevo tras el bastión de almohadones y expelió el humo del cigarrillo hacia la luz de la lámpara.
(Zilahy Lajos, Dos prisioneros)

Día del Tigre

66cb7d68172b7d4d71e5f407c34146e4

El 29 de julio se celebra anualmente el Día Internacional del Tigre (también Día Global del Tigre). Este día fue instituido el año 2010 en San Petersburgo para promover un sistema global que busque proteger los habitats naturales del tigre y despertar el interés natural por su conservación.

 

karl bang

(Karl Bang)

 

Klapoukh_Yuri_Fall_Of_Empires

(Yuri Klapukh )

El tigre (Panthera tigris) es la mayor especie entre los Felidae y está clasificado en el género Phantera. Se le reconoce fácilmente por su piel con rayas verticales oscuras sobre una base anaranjada. Es un predador cuyas presas son usualmente ungulados tales como el ciervo y el jabalí.

Antiguamente el tigre se encontraba desde Anatolia Oriental hasta la cuenca del río Amur, y por el sur, desde las estribaciones de los Himalayas hasta Bali.
Desde comienzos del siglo XX la población de tigres ha disminuido en un 93% y ha sido exterminado en Asia Occidental y Central, de las islas de Java y Bali, y en grandes áreas de Asia Suroriental y Sur. Actualmente el tigre se encuentra en la selva temperada de Siberia y en las selvas tropicales y subtropicales de la India y Sumatra.

HTB1ScQOPVXXXXXVXFXXq6xXFXXXK

(Karl Bang)

Una variación en el color corresponde al Tigre Blanco, cuya piel carece del pigmento amarillo. Los tigres blancos no son albinos y su condición se debe a un gen mutante. Otra variación es la conocida como Tigre Dorado, los que tienen la piel de color rubio y las franjas de color café rojizo, pero esta variación, también debido a un gen mutante, es extremadamente rara.

 

 

tigre1.jpg

Helena

john gibson

John Gibson, Helena de Troya

En la mitología griega, Helena de Troya (en realidad Helena de Esparta)  es la mujer más hermosa del mundo. Se supone que era hija de Zeus y Leda, y que era hermana (medio hermana) de Clitemnestra, Cástor, Polideuces, Filonoe, Febe y Timandra.
Su historia es complicada porque no está claro, todo depende de las fuentes, si fue realmente una mujer fatal, una traidora o una víctima.

La fuente más antigua acerca de la gestación de Helena proviene de Eurípides:

De hecho hay una historia que dice que Zeus llegó donde mi madre Leda, tomando la forma de un pájaro, un cisne, y que así logró una unión engañosa.
(Eurípides, Helena)

A causa de esta unión, Leda produjo un huevo del cual nació Helena.
La historia de Helena es trágica desde el comienzo. Cuando tenía unos diez años fue secuestrada por Teseo, que pretendía casarse con una hija de Zeus, y tuvo que ser rescatada por sus hermanos Cástor y Polideuces.

castor-and-pollux-rescuing-helen-jean-bruno-gassies

Jean Bruno Gassies, Castor y Polux rescatan a Helena

 

enrico fanfani

Más tarde, cuando llegó a la edad en que debía casarse, su belleza causó que una multitud de reyes y príncipes llegaran a pretender su mano. Finalmente, y por motivos políticos, la elección cayó en Menelao, rey de Esparta.
Ahí es cuando entra en escena el famoso Juicio de Paris, en el que, puesto a elegir cual de las diosas era la más bella entre Hera, Atenea y Afrodita, el troyano votó por esta última ganando el premio ofrecido: la mujer más bella del mundo, Helena de Esparta. Después, aparece la gran duda, ¿fue Helena seducida o raptada por el príncipe troyano?
De acuerdo con Heródoto, el asunto fue un rapto:

Refieren, además, que en la segunda edad que siguió a estos agravios, fue cometido otro igual por Alejandro, uno de los hijos de Príamo. La fama de los raptos anteriores, que habían quedado impunes, inspiró a aquel joven el capricho de poseer también alguna mujer ilustre robada de la Grecia, creyendo sin duda que no tendría que dar por esta injuria la menor satisfacción. En efecto, robó a Helena , y los griegos acordaron enviar luego embajadores a pedir su restitución y que se les pagase la pena del rapto.
(Heródoto, Historia Libro Primero)

francesco primaticcio

Francesco Primaticcio, El rapto de Helena

Pero, un ingrediente adicional, de acuerdo con Eurípides, la diosa Hera sustituyó a Helena por un ser creado por ella, una mujer con su aspecto físico y que fue llevada por Paris a Troya creyendo ser la auténtica:

helen_of_troy_by_dani_lachuk

Dani Lachuck, Helena de Troya

Y así estoy aquí, mientras mi desgraciado esposo ha reunido un ejército y ha ido a las torres de Ilion para encontrarme y recuperarme. Y muchas vidas se han perdido por mi causa por las corrientes del Escamandro; y yo, que he soportado todo esto, estoy maldita, y en apariencia he traicionado a mi esposo y he llevado una gran guerra a los helenos. ¿Por qué entonces sigo viva? Escuché al dios Hermes declarar que todavía viviría en el país glorioso de Esparta, con mi esposo, porque Hermes sabía que nunca fui a Ilion, y que nunca compartí mi cama con otro hombre.
(Euripides, Helena)

 

 

Al final Helena regresó a Esparta, donde, de acuerdo con Homero, reinó en paz con su esposo, y es así como la encontró Telémaco en su viaje en busca de noticias de su padre.

heinrich wilhelm tischbein helena y menelao

Heinrich Wilhelm Tischbein, Helena y Menelao

Y un heraldo condujo a los huéspedes. Acostáronse allí mismo, en el vestíbulo de la casa, el héroe Telémaco y el ilustre hijo de Néstor. El Atrida durmió en el interior del magnífico palacio y Helena, de largo peplo, se acostó junto a él, la divina entre las mujeres.
(Homero, La Odisea)

 

 

En todo caso, y buscando saber más acerca de Helena, solo conseguí naufragar en un mar de contradicciones, aunque mi propia idea va más por considerarla una víctima de las circunstancias, la política o el capricho de unas diosas.

No hay manera de conciliar tan dispares opiniones como son las de Heródoto, Homero, Eurípides, Safo, Estesícoro y tantos otros, pero en cuanto a la honestidad de Helena me inclino por creer en su inocencia. Después de todo no sería ni la primera ni la última mujer en ser desacreditada injusta y gratuitamente.

 

La Luna 1969

moon

El 20 de julio de 1969, el Módulo Lunar Eagle perteneciente a la Misión Apolo 11, descendió sobre la Luna en el lugar conocido como Mar de la Tranquilidad. Correspondió al astronauta Neil Armstrong ser el primer ser humano en caminar sobre la superficie del satélite.
Antes de ese día, el hombre llegó a la Luna solo a través de la fantasía, ya sea en obras literarias o cinematográficas.

alrededor de la luna2

 

Después, en el Ecuador, a los 5° de latitud Norte y 25° de longitud Oeste, aparecía el mar de la Tranquilidad, Mare Tranquilitatis, con una superficie de ciento veintiuna mil quinientas nueve leguas cuadradas.
(Julio Verne, Alrededor de la Luna)

 

 

frau im mond 1921A esta altura hicimos un interesante descubrimiento. Hay una atmósfera que rodea a la Luna. Es extremadamente tenue, pero aún así fue registrado por nuestro barómetro a una altura de unos mil quinientos pies sobre el pico más alto que cruzamos. Sin duda en los valles y profundos barrancos, donde la vegetación prosperó, es más densa, pero eso no lo sé, ya que nunca aterrizamos sobre la superficie de la Luna. A medida que la nave iba a la deriva, notamos que estaba tomando un curso circular paralelo al borde del enorme cráter volcánico sobre el que descendíamos. Inmediatamente di órdenes de alterar nuestro rumbo ya que, como descendíamos constantemente, ahora deberíamos estar por debajo del borde del cráter y, al no poder ascender, estar perdidos irremediablemente en sus enormes fauces.
(Edgar Rice Burroughs, La doncella de la Luna)

first men in the moon 1964

First men in the Moon (1964)

Lo primero que percibieron nuestros ojos era la más desierta y desolada de las comarcas. Estabamos en un enorme anfiteatro, una vasta planicie circular, el fondo de un  gigantesco cráter. Sus paredes rocallosas nos encerraban por todos lados.
Del Oeste, la luz del sol, invisible para nosotros, caía sobre ellos, llegaba hasta el mismo fin de los abruptos montes, y mostraba un desordenado escarpamiento de rocas ásperas y grises, aquí y allá interrumpidas por abismos y por bancos de nieve..
(H. G. Wells, Los primeros hombres en la Luna)

Resultado de imagen para el hombre que vendio la luna

 

—¡Tienes que creerlo! 
Ante la declaración de su socio, George Strong soltó un bufido.
—Delos, ¿por qué no desistes? Llevas varios años con la misma canción. Quizá algún día se vaya a la Luna aunque ya lo dudo. En cualquier caso, ninguno de los dos viviremos para verlo. La pérdida del satélite artificial impide que nuestra generación pueda realizar ese sueño.
D. D. Harriman gruñó.
—Claro que no lo veremos, si nos quedamos sentados estúpidamente y sin hacer nada para que ocurra. Pero podemos hacer que ocurra.
(Robert Heinlein, El hombre que vendió la Luna)

 

destination moon 1950

Destination Moon (1950)

Los bocetos del proyecto se enviaron a las academias e institutos científicos, y luego se dirigieron a las autoridades especializadas para la elaboración de los detalles. La idea evocaba entusiasmo; no solo los expertos, sino todo el mundo civilizado, que quería enviar a sus representantes a la Luna, aprendió más sobre este mundo. A petición de las academias y estaciones astronómicas, los gobiernos ayudaron financieramente y, como no faltaban aportes privados, los iniciadores pronto tuvieron capital disponible para equipar varias expediciones, de las cuales, como es bien sabido, solo se enviaron dos.
(Jerzy von Zulawski, En el globo de plata)

Imagen relacionadaLa nave aterrizará en la región de Mare Imbrium, mientras sean todavía las primeras horas de la mañana. El regreso está previsto para finales de la tarde, de manera que tendrán unos diez días terrestres allí.
—¿Por qué Mare Imbrium en particular?
—Porque es llano, muy bien estudiado y tiene uno de los más bellos paisajes de la Luna. Además, las naves del espacio han aterrizado siempre allí desde los tiempos de Julio Verne. Supongo que ya sabe usted que este nombre quiere decir «Mar de Lluvias…»
(Arthur C. Clarke, Preludio al espacio)

Bicicleta

Draisine1817El 12 de junio de 1817, Karl von Dreis muestra su “Laufmaschine”, llamada también “Draisienne”. Era un vehículo de dos ruedas en línea, impulsado por las piernas de conductor mientras caminaba o corría. Se le considera el precursor de la bicicleta, que es en principio el mismo vehículo pero impulsado por pedales y después por un sistema de piñones y cadenas.
Se dice que von Drais tuvo su inspiración en la necesidad de un vehículo que no dependiera de los caballos, escasos debido a las guerras y al llamado “año sin verano” (1816).
Von Drais también llamó a su vehículo un “velocípedo”, término que posteriormente se aplicó también a las bicicletas aunque de algún modo este término incluye los monociclos, triciclos y cuadriciclos.

Al_polo_australe_in_velocipedeLa situación de los atrevidos exploradores comenzaba a ser muy crítica y las esperanzas optimistas estaban a punto de desaparecer. Detenidos a más de trescientas cincuenta millas del polo, faltos de provisiones, a mil millas de la cabaña, a partir de ahora solo podían que contar con su fuerza y sus piernas.
El polo estaba cerca y con bicicletas podían alcanzarlo; pero ¿podrían regresar a la costa antes de que el terrible invierno cayera sobre ellos y convirtieran esas llanuras en un vasto desierto de nieve, imposible de cruzar? ¿Y además, podrían resistir el frío sin una estufa o una máquina para calentarlos, teniendo solo una lámpara y doce litros de alcohol? ¿Y podrían durar los víveres que empezaban a agotarse? ¿Qué lucha suprema estaban a punto de emprender y qué sufrimientos crueles estaban a punto de enfrentar?
(Emilio Salgari, Al Polo en velocípedo)

 

XIR191430

Blanche D’Antigny

 

Dos tardes anduve dando rodeos, hasta que la tercera volví por el camino de la Fábrica y apenas vi a la muchacha, la alcancé y desmonté a la americana, saltando del asiento hacia atrás.
Los muchachos de hoy hacen reír cuando van en bicicleta: guardabarros, campanillas, frenos, faroles eléctricos, cambios de velocidad, ¿y después? Yo tenía una Frera cubierta de herrumbre; pero para bajar los dieciséis peldaños de la plaza jamás desmontaba: tomaba el manubrio a lo Gerbi y volaba hacia abajo como un rayo.
(Giovanni Guareschi, Don Camilo)

 

james coates

(James Coates)

Una de las desconocidas iba empujando una bicicleta; otras dos llevaban palos de golf, y por su modo de vestir se distinguían claramente de las demás muchachas de Balbec, pues aunque entre éstas hubiera algunas que se dedicaban a los deportes, no adoptaban un traje especial para ese objeto.
Era aquella la hora en que damas y caballeros veraneantes solían dar su paseo por allí, expuestos a los implacables rayos que sobre ellos lanzaba, como si todo el mundo tuviese alguna tacha particular que había que inspeccionar hasta en sus mínimos detalles, los impertinentes de la señora del presidente de sala, sentada muy tiesa delante del quiosco de la música.
(Marcel Proust, En busca del tiempo perdido)

 

catherine mirolubova

(Catherine Mirolubova)

– ¡Ya lo tengo! – exclamó Harris – Una excursión en bicicleta
George le miró poco convencido.
– En una excursión ciclista hay que subir muchas cuestas, y el viento sopla en contra…
– También hay bajadas y el viento sopla a favor de uno – dijo Harris.
– ¡Pues nunca me he dado cuenta de eso! – exclamó George.
– No se os podrá ocurrir nada mejor que una excursión en bicicleta… – añadió Harris.
Yo me sentía inclinado a darle la razón.
– Y os diré por donde – prosiguió –: por la Selva Negra.
– Si allí todo son cuestas… – protestó George.
– No, hombre; sólo unas dos terceras partes del recorrido. Además hay algo en que no has pensado…
(Jerome K. Jerome, Tres ingleses en Alemania)

 

1f270cfc4424d4331e566537fae51749

He viajado a pie, en auto, en bicicleta, en sexiciclo, en ferrocarril, en trasatlántico, en avión, en locomotora y en lancha. He cruzado túneles a oscuras andando, y he soportado veinte minutos de acrobacias aéreas en un aeroplano militar de caza, mientras el cinturón salvavidas se me desabrochaba y me obligaba a aferrarme con las dos manos al “baquet” para no dar un salto de 2.500 metros. En estas condiciones ejecutar volteretas en el aire, ver las nubes abajo y los campos, las casas y los árboles arriba, es bastante entretenido.)
(Enrique Jardiel Poncela, Amor se escribe sin hache)

 

CRANDALL_JAMES_542848-1

(James Crandall)

 

En un minuto otro esclavo forcejeaba en el aire. Era algo espantoso. Miré hacia otro lado unos segundos y cuando de nuevo me volví ya no encontré al rey. ¡Le estaban vendando los ojos! Me quedé paralizado; no conseguía moverme, me atragantaba, tenía la lengua como petrificada. Terminaron de vendarle y le condujeron debajo de la soga. No lograba liberarme de la sensación de impotencia. Pero, cuando le estaban colocando la soga alrededor del cuello, entonces explotó algo en mi interior y di un salto para acudir en su auxilio… y al hacerlo volví a mirar hacia el camino… y, irecontragaita!, he aquí que llegaban, a toda velocidad… ¡quinientos caballeros armados, con lanzas y espadas, en bicicletas!
Era el espectáculo más grandioso que jamás se hubiese visto. ¡Señor, cómo ondeaban los penachos, cómo brillaban al sol los manillares, cómo se filtraban sus rayos por entre las ruedas radiales!
(Mark Twain, Un yanqui en la corte del rey Arturo)

Imagen relacionadaSamuel Teece, el propietario de la ferretería, rió nerviosamente.
-Me pregunto qué le habrá pasado a Silly. Lo mandé con mi bicicleta hace ya una hora. Todavía no ha vuelto de casa de la señora Bordrnan. ¿Creen ustedes que ese negro tonto se habrá ido a Marte pedaleando?
Los otros gruñeron.
-Mejor será que me devuelva la bicicleta. No digo más, sí, señor. Por Dios, no permitiré que nadie me robe.
-¡Oigan!
Irritados, los hombres se volvieron, tropezando unos con otros.
(Ray Bradbury, Crónicas Marcianas)

Resultado de imagen para bicycle lady painting

 

 

Al volver se quedó en el centro de la estancia, de espaldas a su mujer. Sacó el dinero del bolsillo. Y dijo a sus hijos:
—Podríamos ir al centro antes de que cerraran las tiendas, vosotros, yo y mamá, todos juntos, a comprar regalos para todos.
—¿Yo quiero una bicicleta! —exclamó Federico.
—Claro, tendrás una bicicleta.
Arturo no sabía lo que quería, ni August tampoco.
(John Fante, Espera la primavera Bandini)

 

Imagen relacionada

(Leon Francois Comerre)

Paréceme ahora casi increíblemente maravilloso que con ese peligro pendiente sobre nuestras cabezas pudiéramos ocuparnos de nuestras mezquinas cosillas como lo hacíamos. Recuerdo el júbilo de Markham cuando consiguió una nueva fotografía del planeta para el diario ilustrado que editaba en aquellos días. La gente de ahora no alcanza a darse cuenta de la abundancia y el empuje de nuestros diarios del siglo diecinueve. Por mi parte, yo estaba muy entretenido en aprender a andar en bicicleta y ocupado en una serie de escritos sobre el probable desarrollo de las ideas morales a medida que progresara la civilización.
(H. G. Wells, La guerra de los mundos)

La Reina de Saba

james watson little

James Watson Little, La Reina de Saba

La Reina de Saba es un personaje interesante. Interesante porque no sabiéndose casi nada de ella, es ampliamente famosa. Todo lo que se conoce está en un pasaje bíblico y, partiendo de ahí, la fantasía de los autores se encargó de crear toda una leyenda que se extendió a las tradiciones judía, islámica y etíope, pasando posteriormente al mundo europeo y occidental.
Históricamente hablando no hay registro alguno de la existencia de la reina, y su reino se le ubica hipotéticamente en lugares diferentes como son el Yemen y Etiopía.
Aunque la biblia no menciona su nombre, en las diferentes tradiciones se le llama Belkis,  Balkis, Nicaula o Makeda.

nicolas de verdun sXII

Nicolás de Verdún (s.XII), Salomón y la Reina de Saba

La reina de Saba había tenido noticias de la fama de Salomón y vino a preguntarle sobre cuestiones muy difíciles.
Llegó, pues, a Jerusalén con un gran número de camellos cargados de perfumes y de gran cantidad de oro y joyas. Cuando estuvo en la presencia de Salomón; ella le expuso todas sus dudas,y Salomón aclaró todos sus problemas. No hubo misterio que el rey no pudiera aclarar.
(1 Reyes 10)

queen-of-sheba-conrad Kyeser 1405

Konrad Kyeser (1402), La Reina de Saba

En las representaciones artísticas, aunque todas coinciden en su belleza, cambian en cuanto al color de su piel. En principio y dado su origen, ya sea el Yemen o Etiopía, se considera que era de raza oscura, y así se le representó en un comienzo. Pero durante el Renacimiento comenzó a ser representada como una mujer blanca y de rasgos europeos. El cine, en sus comienzos, también la mostró así y no fue hasta fines del siglo XX cuando recuperó el color oscuro más de acuerdo con la ubicación geográfica de su reino.

 

 

Mattia-Preti

Mattia Pretti, Salomón y la Reina de Saba

Conocida la ciencia de Salomón, que florecía en su tiempo, y que tenía
fama en todo el mundo, quedó maravillada, no como los locos e ignorantes que
tienen por costumbre menospreciar y desechar tales cosas, y no admirarse de
ellas.
Lo que es más, no sólo Nicaula estaba llena de admiración, sino que
abandonó su ilustre reino, salió de Meroe, que está situada prácticamente al otro
lado del mundo, y por Etiopía, Egipto, las costas y puertos del mar Rojo y los
desiertos y yermos de Arabia, con tan noble compañía y magnífico gasto y con
mucha gente y compañía real llegó a Jerusalén para oírle.
(Boccaccio, De las mujeres ilustres)

Queen-of-Sheba-Nicolas-Vleughels

Nicolas Vleughels, Salomón recibe a la Reina de Saba (fragmento)

 

Balkis inclinó su hermosa cabeza hacia abajo y susurró: “Pequeña, ¿crees lo que acaba de decir tu marido?”
La Esposa de la Mariposa miró a Balkis, y vio que los ojos de la Reina más hermosa brillaban como profundas piscinas reflejando la luz de las estrellas, y juntó su coraje con ambas alas y dijo: ‘Oh Reina, sé hermosa para siempre. Ya sabes cómo son los hombres’.
Y la reina Balkis, la sabia Balkis de Saba, se llevó la mano a los labios para ocultar una sonrisa y dijo: ‘Hermanita, lo sé’.
(Rudyard Kipling, Precisamente así)

 

 

 

betty blythe la reina de saba1921

Betty Blythe, La Reina de Saba (1921)

 

 

 

Amé a una joven hermosa 
como nadie recordaba:
en verdad maravillosa
era otra reina de Saba
(George Wither)

 

 

 

 

leonora ruffo la reina de saba 1952

Leonora Ruffo, La Reina de Saba (1952)

 

 

Y los Monarcas recurrirán a la tuya
Como la Reina de Saba a la corte de Judá;
Volviendo de allí más obligados
A maravillarse, envidiar y adorar
(Katherine Philips)

 

 

 

gina lollobrigida salomon y sheba 1959

Gina Lollobrigida, Salomón y Saba (1959)

 

 

 

Todas, excepto sus gloriosas capillas, esas que diseñamos
Las Arcas más sagradas. – Todas, unidas juntas, pueden
A los que se acercan, incluso la reina de Saba, sorprender
Con gran placer. y en ellas quedarse con gran asombro;
(Edward Benlowes)

 

 

 

 

 

halle berry salomon & sheba 1995

Halle Berry, Salomón y Saba (1995)

 

Cuenta también la Escritura que cuando la reina de Saba, mujer de gran inteligencia, oyó hablar de la sabiduría de Salomón, cuya fama se había extendido por todo el mundo, quiso ir a verle. Viajó entonces desde la tierra más lejana del mundo, cabalgando desde los confines de Oriente, atravesó Etiopía y Egipto y cruzó el mar Rojo y los inmensos desiertos de Arabia.
Acompañada por un gran séquito de príncipes, señores, caballeros y nobles damas, llegó cargada de tesoros a la ciudad de Jerusalén para visitar al rey y comprobar si era merecida su fama.
Cristina de Pizan (La Ciudad de las mujeres)

 

vivica a fox salomon 1997

Vivica A. Fox, Salomón (1997)

De este, pues, lunar del orbe,
si bien lunar con belleza;
de ésta, pues, mancha con arte,
es emperatriz y reina Sabá,
que aunque no es su nombre,
sino Nicaula Maqueda,
por sus imperios así la suelen llamar,
y ella lo permite,
porque tanto de sus imperios se precia.
No te quiero numerar su majestad y grandeza,
su poder y su valor,
(Calderón de la Barca, La Sibila del Oriente y gran reina de Sabá)

Los personajes del relato

LOS PERSONAJES DEL RELATOisla4
(Robert Louis Stevenson, Fábulas)

Concluido el Capítulo 32 de La isla del tesoro, dos de los títeres se fueron a pasear y a fumar una pipa antes de reanudar su trabajo. Se encontraron en un campo, no lejos de donde transcurría la narración.
—Buenos días, Capitán —saludó el primer oficial, con gesto soldadesco y expresión radiante.
—¡Ah, Silver! —masculló el otro—. Ésas no son maneras, Silver.
—Verá usted, capitán Smollet —protestó Silver—, el deber es el deber, y yo lo sé mejor que nadie. Pero ahora estamos de descanso, y no veo ninguna razón para guardar las formas morales.
—Es usted un granuja de cuidado, amigo mío —respondió el Capitán.
—Vamos, vamos, Capitán, seamos justos —dijo el otro—. No hay razón para enfadarse conmigo en serio. No soy más que el personaje de un cuento de marinos. En realidad no existo.
isla1—Tampoco yo existo en realidad, o eso se me figura —asintió el Capitán.
—Yo no pondría límites a lo que un personaje virtuoso pudiera tomar por disputa —contestó Silver—. Pero soy el villano de esta historia. Y, de marino a marino, me gustaría saber cuáles son las posibilidades.
—¿Es que no le enseñaron el catecismo? —preguntó el Capitán—. ¿No sabe usted que existe una cosa llamada autor?
—¿Una cosa llamada autor? —repitió John, con sorna— ¿Quién mejor que yo? La cuestión es si el autor lo creó a usted, y si creó a John el Largo y si creó a Hands y a Pew, y a George Merry, aunque tampoco es que George pinte gran cosa, porque es poco más que un nombre; y si creó a Flint, o lo que queda de él. Y si creó este motín, que le ha causado a usted tantas fatigas. Y si mató a Tom Redruth. Y, bueno… si eso es un autor, ¡que me ahorquen!
—¿No cree usted en un estado futuro? —le interpeló Smollet—. ¿Cree que no hay nada más que esta historia en un papel?
—No sabría qué decirle a eso —respondió Silver— y la verdad es que tampoco veo qué relación puede tener. Lo que sí sé es que, si de verdad existe esa cosa llamada autor, yo soy su personaje favorito. Me entiende mejor que a usted; ya lo creo que me entiende. Y le gusta darme vida. Me hace pasar la mayor parte del tiempo en cubierta, con muleta y todo, mientras que a usted lo encierra en la bodega a pasar el sarampión, donde nadie lo ve, ni ganas de verlo que tiene, ¡por eso sí que puede usted apostar! Si ese autor existe, ¡qué diantres!, lo que es seguro es que está de mi parte, ¡por eso sí que puede apostar!
—Ya veo que el autor le está dando mucha cuerda —señaló el Capitán—. Pero eso no puede cambiar las convicciones de un hombre. Sé que el autor me respeta: lo noto en los huesos. Cuando usted y yo tuvimos esa conversación en la puerta del fortín, ¿de qué lado cree que se puso el autor, amigo mío?
isla3.png—¿Y a mí no me respeta? —protestó Silver—. ¡Tendría que haberme oído sofocando el motín: a George Merry y a Morgan y a todos los demás! ¡Y hace sólo un momento, en el capítulo anterior! ¡Se habría enterado de lo que es bueno! ¡Habría visto lo que el autor piensa de mí! Pero, dígame una cosa, ¿de verdad se tiene usted por un personaje virtuoso de la cabeza a los pies?
—¡Dios no lo quiera! —exclamó el Capitán solemnemente—. Soy un hombre que procura cumplir con su deber y a veces lo enreda todo. Me temo que en casa no soy muy popular, Silver —suspiró el Capitán.
—Ya —dijo Silver—. ¿Y qué me dice de esta segunda parte de la historia? ¿Seguirá siendo usted el capitán Smollet, como siempre, y no muy popular en casa, como bien dice? En tal caso, ¿por qué truenos repite La isla del tesoro? Yo seguiré siendo John el Largo, y Pew seguirá siendo Pew. Y ya verá como tenemos otro motín. ¿O será usted un personaje distinto en esta ocasión? Y en tal caso, ¿por qué? ¿Acaso es usted mejor por eso? ¿Y soy yo peor?
—Verá, amigo mío, la verdad es que no entiendo cómo está ocurriendo todo esto. No veo cómo es posible que usted y yo, que no existimos, estemos aquí conversando y fumando una pipa ante el mundo entero, como si fuésemos de carne y hueso. Pues bien, de ser así: ¿quién soy yo para soltar mis opiniones? Sé que el autor está de parte del bien. Me lo cuenta cuando se le acaba la tinta mientras está escribiendo. Y eso es todo cuanto yo necesito saber. Por lo demás, afrontaré los riesgos.
isla2—Es evidente que parecía estar en contra de George Merry —concedió Silver, en tono pensativo—. Claro que George es poco más que un nombre, en el mejor de los casos —añadió, animándose un poco—. Pero, vayamos por una vez a lo esencial. ¿Qué es el bien? Yo organicé un motín, y soy un caballero de fortuna. Usted, a juzgar por lo que se dice, no es ningún santo. Yo soy un hombre de trato fácil. No es su caso: hasta usted mismo lo reconoce. Y a mí no se me escapa que es usted un diablo de cuidado. ¿Qué es qué? ¿Qué es el bien y qué es el mal? ¡Dígamelo usted! Estamos aquí a la espera, ¡por eso sí que puede apostar!
—Ninguno de los dos somos perfectos —respondió el Capitán—. Eso es una verdad incontestable, amigo mío. Yo sólo digo que trato de cumplir con mi deber, y lo cierto es que no puedo felicitarle por sus éxitos, si es que usted también procura cumplir con el suyo.
—Con que ¿era usted el juez? —contestó Silver, con gesto socarrón.
—Para usted, amigo mío, seré el juez y el ahorcado, y sin pestañear —dijo el Capitán—. Incluso voy más allá. Quizá no suene a teología de la buena, pero el sentido común nos dice que lo bueno es además útil, o algo así, más o menos, que tampoco quiero yo pasar por un filósofo. Ahora bien, ¿a dónde iría a parar una buena narración si no hubiera personajes virtuosos?
—Si vamos a eso —replicó Silver—, ¿cómo empezaría una buena narración si no hubiera villanos?
—Eso mismo digo yo —asintió el capitán Smollet—. El autor necesita una historia. Eso es lo que quiere. Y para conseguirla, y ofrecer una oportunidad como es debido a un hombre como el doctor, pongamos por caso, necesita contar con hombres como usted y como Hands. ¡Pero él está del lado del bien! ¡Ándese con mucho ojo! Usted todavía no ha entrado en esta historia. Se le avecinan problemas.
—¿Cuánto quiere apostar? —le retó John.
—Eso me trae sin cuidado —contestó el Capitán—. Me contento con ser Alexander Smollet, aunque sea un mal hombre. Y de rodillas doy gracias a mis astros por no ser Silver. Pero se está destapando el tintero. ¡A nuestros puestos!
Y, efectivamente, el autor ya había empezado a escribir estas palabras:
Capítulo XXXIII

Moscú

Del 4 de abril de 1147 data el primer registro histórico de la ciudad de Moscú.
Moscú (en ruso Moskvá) es la capital y la ciudad más poblada de Rusia. Dentro de los límites de la ciudad viven 13.2 millones de personas. Constituye el centro político, económico, cultural y científico de Rusia y de Europa Oriental. Los asentamientos humanos a orillas del rio Moskvá datan del Neolítico, pero se estima que la ciudad fue fundada a comienzos del siglo XII

moscow-cathedral-of-christ-the-savior-ramil-gappasov

Ramil Gappasov, Catedral de Cristo el Salvador

Cuando el doctor y Vasia llegaron a Moscú, era la primavera del año 1922, en los comienzos de la NEP. Los días eran tibios y luminosos. Los rayos del sol reflejados por las cúpulas doradas del templo del Salvador, caían sobre la plaza de grandes losas de piedra cuadrangulares, entre los intersticios de las cuales crecía ya la hierba.
(Boris Pasternak, El doctor Zhivago)

juliya Zhukova, en el rio yauza

Yuliya Zhukova, A orillas del rio Yauza

Mire hacia aquí —dijo levantándose de la mesa y acercándose con excitación al mapa de Moscú que colgaba de la pared, al lado de la puerta—. Éste es el puente del río Maly Yauza.
Desde aquí, nuestro hombre se fue caminando por la calle Yauzkaya, y anduvo vagando por ahí una hora más o menos, hasta que lo vemos aparecer de nuevo aquí, en el callejón Podokolony, cerca de la sede de la compañía de seguros.
(Boris Akunin, El Ángel Caído)

salomon boim calle sadovaya

Salomon Boim, La calle Sadóvaya

Ah, sí, es preciso señalar la primera particularidad de esta siniestra tarde de mayo. No había un alma junto a la caseta, ni en todo el bulevar, paralelo a la Málaya Brónnaya. A esa hora, cuando parecía que no había fuerzas ni para respirar, cuando el sol, después de haber caldeado Moscú, se derrumbaba en un vaho seco detrás de la Sadóvaya, nadie pasaba bajo los tilos, nadie se sentaba en un banco: el bulevar estaba desierto.
(Mijail Bulgakov, El maestro y Margarita)

sunset-ray-glides-across-the-rooftops-petrovka-street-alexey-shalaev

Alexei Shalaev, El sol sobre los tejados de la calle Petrovka

Consultó la libreta de teléfonos e hizo dos llamadas breves. Para trabajar con Bondarenko había tenido que recurrir a la gente del distrito Oriente de Moscú. El propio Arsén tenía en sus manos todos los hilos que conducían a la Dirección General del Interior de la ciudad, a Petrovka, 38. Cuando Arsén sólo estaba ideando y empezando a crear su organización o, como solía llamarla, la Oficina, quiso darle la mayor envergadura posible.
(Alexandra Marinina, El sueño robado)

leningrad station

La Estación de Leningrado, Moscú

En una ancha calle de Moscú, situada a menos de doscientos metros de la estación de Leningrado, en el último piso de un recargado y horrible hotel construido por Stalin en e! estilo conocido por los moscovitas como «Imperio durante la Peste», la primera feria de material sonoro para la enseñanza de! idioma inglés y la difusión de la cultura británica, organizada por el Consejo Británico, se arrastraba penosamente a su fin.
(John Le Carré, La Casa Rusia)

ilona kalenich tsaritsino palace

Ilona Kalenich, El palacio Tsaritsino

Si el Zar había abandonado tan inopinadamente los salones del Palacio Nuevo en un momento en que la fiesta dedicada a las autoridades civiles y militares y a los principales personajes de Moscú estaba en pleno apogeo, era porque graves acontecimientos estaban desarrollándose más allá de la frontera de los Urales. Ya no cabía ninguna duda. Una formidable invasión estaba amenazando con sustraer las provincias siberianas al dominio ruso.
(Julio Verne, Miguel Strogoff)

christmas-old-moscow-aleksandr-starodubov

Aleksandr Starodubov, Moscú en Invierno

Levin quedó al otro extremo de la mesa y, mientras hablaba con la Princesa y Varenka, veía cómo entre Oblonsky, Dolly, Kitty y Veselovsky se mantenía una charla animada y misteriosa. Y notaba, además, en el rostro de su mujer la expresión de un sentimiento serio, mientras, sin apartar los ojos, miraba el agradable semblante de Veselovsky, quien hablaba con animación.
–Están muy bien –decía Veselovsky, refiriéndose a Vronsky y Ana–. No soy quién para juzgar, pero en su casa se siente la impresión de vivir como en una verdadera familia.
–¿Y qué piensan hacer?
–Parece que se proponen pasar el invierno en Moscú.
(Lev Tolstoi, Ana Karenina)